29 abril 2016

Asunción Caballero.





Luna y Sol



Otra vez se desgarró la luna.
El vértice de las cejas
se ha caído por el acantilado
de unos ojos que se niegan a ver.
Mañana saldrá el sol
o eso dicen.
Se esconderán las brumas
en los rincones,
y el polvo se posará de nuevo
sobre las cicatrices de las tripas.
Sin embargo hoy
las sombras oscurecieron la melodía
y los pájaros madrugadores
abandonaron su trinar en los nidos.
Los gatos callejeros,
maullaron en mis neuronas
y el sol,
durmió durante horas
para no pensar en ti.

5 comentarios:

Más dijo...

Muchas gracias, Pedro Javier.

Más dijo...

Muchas gracias, Pedro Javier.

Lucrecia López Guirao dijo...

Un gran poema, como todos los de ese gran libro. Os animo a acercaros a Asunción Caballero, mascab. Realmente al leerla tu cuerpo vive lo que es Sentir. Gracias por compartirlo en tu blog

Lucrecia López Guirao dijo...

Un gran poema, como todos los de ese gran libro. Os animo a acercaros a Asunción Caballero, mascab. Realmente al leerla tu cuerpo vive lo que es Sentir. Gracias por compartirlo en tu blog

Rosario Miloro Costas dijo...

Llega muy hondo, conmueve: "...el vértice de tus cejas / se ha caido por el acantilado / de unos ojos que se niegan a ver...". Qué "envidia" de versos.

Un abrazo Rosario.