04 mayo 2016

José Manuel Vivas







Cuando ya no quedan palabras abundan los silencios.
Es mejor callarse que no decir nada.
Las tumbas están llenas de frases que jamás se pronunciaron.
Tuya es la voz, tuyo el verbo, de ellos la mudez intencionada.
Habla aunque no te escuchen.
Calla cuando no te pregunten.
... y sobre todo, no digas nunca que un silencio a tiempo es mejor
que mil palabras... es un mensaje capitalista (sin duda)



No hay comentarios: