13 julio 2016

Fernando Sarría






Escucho el ventilador del techo
romper el silencio
en constantes coordenadas de sus hélices.

Leo y escucho.
El verano tiene un lugar común
donde van a parar estas horas solitarias...

El mar abandonado al sol.
La tarde se ensancha
como la avenida intemporal de un río.




No hay comentarios: