10 julio 2016

Jose Angel Garrido Cárdeno




LA CAMISA NEGRA


Me he convertido en un ser que viaja
del que nadie tiene noticias.
Ahora pienso en marchar al norte
sin parar de caminar
vestido de luto con la camisa por fuera
y dejando atrás
a otro iluso que me sustituya como cebo.
En el sur aprendí a gritar al amanecer,
el aire sopla cansado
mientras rumian las vacas sagradas.

Voy allí donde los cadáveres arden
y forman una columna de humo
visible a cualquier distancia.
Donde nadie promete playas
y se dicen las palabras justas.
Te lo digo por si quieres verme
antes de que cambie el rumbo
o cierre los ojos y comience a arder.





No hay comentarios: