18 julio 2016

JOSÉ MANUEL POZO HERENCIA






DEMASIADA LUZ

Tibio, como agua en el almizcle,
siento enredar mis dedos en la nada.
Formulo preguntas sin respuesta posible
en perversas manadas de lobos sin nombre.
Auscultan mi mirada creyendo conocerme.
Hay demasiada luz para tan poco horizonte.
Tus pies olvidaron el camino del encuentro.
(Y entre tanto gentío es difícil encontrarte).
Soy vacío entre el vacío.
El abismo cabe en una lúgubre estancia.
Aquellas preguntas siguen sin contestarse.
No atraviesan corazas ni yelmos.
Hace demasiado frío fuera.


Quedan demasiadas telarañas dentro.




No hay comentarios: