08 agosto 2016

Eva García Madueño.





Desde el acantilado
veo crecer la espuma
sobre el mar.
Las olas se elevan sobre las rocas,
se derraman formando charcos
de yodo y sal.
Desde el acantilado
veo como se esparce
con vehemencia
la esencia del hombre,
esa forma peculiar
de (a)mar.


No hay comentarios: