04 agosto 2016

Teresa Torres









Se hizo insoportable.
Me ponía a prueba a cada instante.

Entonces fue, cuando supe,
que tenía que ponerme a salvo
de mi propio olor a rosa.


No hay comentarios: