16 marzo 2017

Carmen Martagón ©






Maltratada
No te deshoja la brisa
llegada desde el mar hasta tu centro,
te deshoja la vida,
con las manos abiertas al recuerdo.

Descríbeme si puedes
cómo es recibir el sol en las entrañas
y no desfallecer, mientras llega al ocaso
y él se marcha.

Descríbeme mujer
cómo mantienes los pétalos intactos,
cómo seguir sintiéndote una flor,
en las más crueles manos...