16 marzo 2017

Higorca Gómez





Poema  y dibujo de Higorca Gómez





El aire huele azahar, a jazmín.
El sol viene y se va, juega con las nubes.
Las hojas se mueven en alocada danza.
El cielo parece llamarlas, las engaña.
Trozos azules, otros tristes, grises,
negrura que amenaza lluvia.
Luego llega la calma, tranquila, dulce
de nuevo el aire trae aromas,
aromas de un amante que no llega.
Son las ramas en alocada danza,
las que mueven esos dulces y frescos olores,
las que engañan una y mil veces,
al sol que viene, que se va
en espera de esa ansiada lluvia que no llega.
La dama sigue paseando
por entre matorrales de un jardín endiablado.