15 marzo 2017

Isabella Ameyalli

 





TORRENCIAL


Fuiste un espejismo.


Vapor que emerge al sol
después de la llovizna.


Un aliento en la espera
de lo inexistente.


Una farsa dicha a mí misma,
en cubierta franca.


Fuiste poesía.


Mentiras con aroma a flores
y entre sus colores, la penumbra terminal.



Un abrazo en la desolación
de la perplejidad.


Un motivo a la resistencia
en los inicios, otra vez.


Fuiste sombras.



Llamados, hoy silencio,
humedad y frustración.


Una promesa destrozada
en los destinos cimentados.


Desahogo de lujuria
entre ardor y paredes,
lágrimas de risa y soledad.


Fuiste éxtasis,
en la aventura que se intensifica.


Fuiste bohemia.


Un torrencial fuerte, pero de paso.




Fotografía de Esmeralda Itzpapalotl

No hay comentarios: