10 marzo 2017

María Guivernau





DAR LA VIDA

Miraba la madre al niño
por primera vez,
ese pequeño pedazo de vida
que latía sobre su pecho
recién salido de sus entrañas,
y una inmensa ola de amor
la inundó por completo,
y una inmensa ola de miedo
la inundó por completo.
Los ojos también,
irremediablemente,
se inundaron de lágrimas.

No hay comentarios: