12 abril 2017

Cristina Liso Aldaz




AUSENCIA


Ya se han ido la sombría lluvia y el viento gris.
Hoy,una luz transparente
se escapa desde las nubes
para entrar en tu ventana.

El sillón vacío y sin consuelo,
sabe que no sentirás la fragancia
de estas lilas de mayo.

¿Qué dirán los árboles del jardín
al no ver el brillo azul de tus ojos
mirando al cielo?

La tristeza que llevo entre mis manos
se desliza por tus agujas de punto
y acaricia este libro que entreabierto dejaste.

Se hace un completo silencio.
Siento tu callada presencia
derramarse por la casa.



No hay comentarios: