12 junio 2017

Agustín Calvo Galán



DESNUDAR AL HOMBRE

Anudarte el nombre a la cintura,

desnudar
al hombre que me dices

eres,

aún más desnudo
te quiero.

Desnudar al hombre que hay en ti,
emular una piel
por dentro,

así,

hambruna aún más
perfil hendido aún más,
alfil, torre, peón, caballo,
desliz
aún más.

Anudarme el nombre a la cintura,
tu nombre, para ser exactos.

Desnúdate, boca arriba,
déjate por dentro el cincel, la alambrada,
el espino, el vigía en su torre,
la virtud en su demencia y
estas manos mías que afrontan un

aún te quiero más
desnudo,

lívido como vacío,
herido en los harapos que te atan.

Aún más desnudo
te quiero.
No mires
la ropa amontonada frente a ti,
mírate aún todo lo que exiges.

Mi idioma ha renunciado, mis labios
han renunciando, mis uñas han renunciado,

pero el sabor, pero el saber de ti
aún más,
por completo,

no quiero, a eso no quiero renunciar

aún más.


No hay comentarios: