02 diciembre 2016

Maria Gomez





Me gusta estrenar los días,
lo besos y la risa.
Los años,
el fin del día...
Me gusta estrenar las hojas,
las voces y las horas,
los libros y las caricias
con el roce de tu boca.
Me gusta estrenar las cosas,
las canciones
que me emocionan.
Los ratos entre mi gente,
respirando hasta las sombras.
Me gusta sentir ahora...





SBD®
Jueves, buenos días
¿Estrenamos diciembre?

José Miguel Arranz




CAMINO DE LA LUZ



¿Sabes por dónde va
el camino de la luz?
.
En la montaña de todas mis dudas
cada cresta
almacena una nube
cargada con tiempos de espera
de nadie que tenga que venir.
.
De nadie que alumbre una imagen,
siquiera difusa
cual olor de rosa,
ya flor del otoño;
tiempo que me incumbe
abiertamente
como enigma a desvelar.
.
De: "Antesala del crepúsculos" Lastura.




Fotografía: Juan Luis Seco De Herrera Lorenzo.

Domingo Socorro Cabrera








NOSOTROS


Nosotros, a los que proteger sueños
nos va la vida,
a los que mitológicamente
nos desgranamos en cereales y pan,
y recogemos migajas, deshielos,
cáscaras y podredumbre,
retórica, resacas y demás ponzoñas
de tribunas, atriles y santuarios
e incendiamos el aire vacío
de sus ridículos cubos,
nosotros, los sumergidos,
los que, con rezones despuntados,
terminaremos pronto
el ciclo definitivo de la vida,
queremos pintar estrellas.






La noche estrellada - Van Gogh - 1889

01 diciembre 2016

Pedro Salinas






Pregunta más allá



¿Por qué pregunto dónde estás,
si no estoy ciego.
si tú no estás ausente?
Si te veo
ir y venir,
a ti, a tu cuerpo alto
que se termina en voz,
como en humo la llama,
en el aire, impalpable.

Y te pregunto, sí,
y te pregunto de qué eres,
de quién;
y abres los brazos
y me enseñas
la alta imagen de ti
y me dices que mía.
Y te pregunto, siempre.


Raquel Perdomo





QUIERO! 


Lo quiero, lo deseo tanto...!
Como… o cuanto tu!
Besarte, abrazarte!
Acariciarte y amarte!
Sentirte de pies a cabeza...
De la cabeza hasta los pies!
Que me beses, acaricies!
Toda … cada centímetro
De mi ardiente… piel!
Mirarte directo a los ojos
Ver el fuego, allí ardiendo,
Tu deseo por mi… creciendo!
Deseo sentirte, dentro de mí
Simplemente y llanamente, eso…
Dime…Será que es mucho pedir?!
Ser toda tuya y me hagas feliz...
Espero...!
Que me hagas el amor…
Eso mi vida ... esta noche…
Quiero...!


30 noviembre 2016

Marwan


Entre nosotros

siete paradas de metro
treinta y cinco minuto
y diez calles.
Te llamo
y marco en el teléfono
el número de besos que caben en tu cuerpo.




Ana García Briones







Rafael Alberti



Marinero en tierra
tu silencio huele a brisa
sin contaminar.
Presagio en el horizonte
versos cercanos y amigos
donde la melancolía acaricia
música de caracolas
llenas de recuerdos .
Tu poesía solidaria,
tus sueños,
dejan huellas
en alamedas de arena y sal.
Más allá
del horizonte
un infinito cargado de besos,
de azules,
desplaza las nostalgias
donde los recuerdos del exilio
se hacen poesía,
sol y mar.


De : Anida en mi ser




29 noviembre 2016

Oscar Wilde





Mi voz

En este mundo inquieto, moderno, apresurado,
     tomamos todo aquello que nuestro corazón deseaba -tú y yo,
y ahora las velas blancas de nuestro barco están arriadas
     y agotada la carga del navío.

Por ello, prematuras, empalidecen mis mejillas,
     pues el llorar es mi contento huido
y el dolor ha apagado el rosa de mi boca
     y la ruina corre las cortinas de mi lecho.

Pero toda esta vida atiborrada ha sido para ti
     solamente una lira, un laúd, el encanto sutil
del violoncello, la música del mar
     que duerme, mímico eco, en su concha marina.





Versión de E. Caracciolo Trejo

Angel Guinda









ESCRIBIR -

Si me quitan la palabra escribiré con el silencio.
Si me quitan la luz escribiré en tinieblas.
Si pierdo la memoria me inventaré otro olvido.
.
Si detienen el sol, las nubes, los planetas, me pondré a girar.
Si acallan la música cantaré sin voz.
Si queman el papel, si se secan las tintas,
si estallan las pantallas de los ordenadores,
si derriban las tapias, escribiré en mi aliento.
Si apagan el fuego que me ilumina
escribiré en el humo.
Y cuando el humo no exista
escribiré en las miradas que nazcan sin mis ojos.
Si me quitan la vida escribiré con la muerte.

.

'18 poemas. Antología breve' (Lastura, 2013)







Sandra Santana








Una mosca
golpeándose reiteradamente
contra el cristal.

Abandono mi lápiz
sobre el papel, la dejo salir,
y cierro de nuevo
la ventana.

Reanuda su tarea
desde el exterior.


Nos entendemos:
todo puede resumirse
en el acto de huir.

28 noviembre 2016

Silvio Rodríguez - Más de una vez

Walt Whitman








Un niño me preguntó: “¿qué es la hierba?”, mostrándomela a manos llenas.
¿Cómo podía responderle yo, si tampoco lo se?

Quizás sea la bandera de mi temperamento, tejida con la sustancia verde de la esperanza.
Acaso sea el pañuelo de Dios,
Un regalo perfumado que se pierde a sabiendas,
En alguno de sus extremos lleva un nombre bordado para que al verlo preguntemos: “¿de quién?”.

O quizás es la hierba ella misma un niño, tierno retoño de la vegetación.
Es tal vez un jeroglífico uniforme cuyo significado es brotar por igual en tierras anchas y estrechas,
Crecer entre negros y blancos,
Canadiense, piel roja, senador, inmigrante, a todos os acoge y se os da por igual.

Y ahora se me antoja que es el largo cabello de las tumbas.
Te usaré tiernamente, dulce hierba rizada.
Podría ser que brotaras del pecho de los jóvenes;
A los que habría amado de haberlos conocido.
Podrías ser que nacieras de los ancianos o de los niños arrebatados tempranamente al regazo de sus madres
Y ahora eres tú el regazo de esas madres.

Pero esta hierba es demasiado oscura para proceder de las blancas cabezas de las madres ancianas.
Es más oscura que las descoloridas barbas de los ancianos,
Demasiado oscura para brotar de tiernos paladares rosados.

Percibo también tantas lenguas que hablan,
Y comprendo que no surgen en vano sus desarticuladas voces.

Quisiera poder traducir lo que cuentan de los jóvenes, hombres y mujeres que han muerto,
De los viejos y de las madres, de los niños que quedaron demasiado pronto sin protección.

¿Qué crees que ha sido de los jóvenes y de los viejos?
¿Qué crees que ha sido de las mujeres y de los niños?

Todos están vivos y sanos, y en algún lugar nos esperan,
La más pequeña hoja de hierba nos enseña que la muerte no existe
Y si alguna vez existió, dejó paso a la vida, no está aguardando al final del camino para detener su marcha.
Dejó de existir en el momento en que surgió la vida.

Todo avanza y se extiende, nada, pues, se 
destruye,
Y la muerte no es como la suponemos sino más feliz.

Mar Galván




ESE ATARDECER



ESE ATARDECER DE OTOÑO OSCURO,
CUANDO CAEN LAS HOJAS DE LAS RAMAS TRISTES DE LOS ARBOLES.
DONDE SE ESCONDEN LAS LUCES DEL DÍA,
ACOMPAÑA UN VIOLÍN,
CON NOTAS ENREDADAS EN LA NOSTALGIA.
DE LOS MOMENTOS ABSUELTOS ANTE EL MEJOR BAILE DE ELLAS,
SONIDOS, DE ACOMPAÑARAN UN ANDAR.
MIS PIES PASEANDO, EN ESE ATARDECER
LLENO DE NOTAS QUE ME ACOMPAÑAN,
RODEÁNDOME DE ESAS HOJAS
DE COLOR A UN CUADRO ANTIGUO.
ESE ATARDECER......
CAMINABA DESCALZA
PARA SENTIR SOLO LA BRISA
QUE ME ENVOLVÍA, EN MIS PASOS,
EN MI....

25 noviembre 2016

Asunción Caballero.





Luna y Sol



Otra vez se desgarró la luna.
El vértice de las cejas
se ha caído por el acantilado
de unos ojos que se niegan a ver.
Mañana saldrá el sol
o eso dicen.
Se esconderán las brumas
en los rincones,
y el polvo se posará de nuevo
sobre las cicatrices de las tripas.
Sin embargo hoy
las sombras oscurecieron la melodía
y los pájaros madrugadores
abandonaron su trinar en los nidos.
Los gatos callejeros,
maullaron en mis neuronas
y el sol,
durmió durante horas
para no pensar en ti.

Uberto Stabile









Dice Gillespie

Dice Gillespie que la muerte no es lo peor
que no es el dolor la mejor escuela
ni el hambre nos convierte en héroes.
Dice Gillespie
que nos son más fuertes quienes más pueden
que lo son quienes más resisten
quienes de la derrota levantan victorias.
Dice Gillespie
que lo más peligroso no es el peligro
que lo más peligroso es la seguridad
con la que eludimos diariamente el peligro.
Dice Gillespie
que no es un hombre acabado
que es un hombre que está acabando
que nunca el final sustituye al fin,
porque en realidad,
dice Gillespie
que le dijo Parker
que le contó Cortazar
que en lugar de hacer el amor
ya va siendo hora
de que el amor nos haga.  

24 noviembre 2016

PITINGO: Killing me soflty with this song

Ada Membreño





A esta hora
una madre
rodeada de alambres
y ángeles grises

No sabe llorar
frente a los hierros
que amarran las manos
de su crío

Ella entiende
que mas valdría
si despues de parir
se descendiera a la profundidad
donde dormitan las cigarras

Pero se acerca y susurra
a su joven oído
diciéndo

No olvides el pájaro
de colores
que has sido
aunque hoy seas poema triste

Diluyéndote tras la reja
del condenado por ser pobre


JUAN EMILIO RIOS VERA





LIMITO CON LA ZAFIEDAD

                                          a José Luis Sampedro

                   La capital de mi país
                   se llama Cultura
                   y todo el mapa político
                   de mis entrañas
                   está aún teñido de rojo
                   con la sangre de Lorca
                   tan eterna.
                   Las carreteras de mi carne
                   van siempre hacia el sur,
                   hacia un florido carmen
                   y no hay iglesias
                   en los pueblos de mi fe
                   sino bibliotecas abiertas.
                   La frontera de mi cuerpo
                   será la muerte,
                   pero no desembocan en el mar
                   los ríos de mi memoria
                   que nunca bajan vacíos,
                   sino preñados de poetas muertos
                   y versos arrojados a la hoguera
                   de la estulticia que siempre

                   parece quedarse con hambre.



Eladio Orta,

  



Bajé a la pleamar
a acariciar con mis manos
el


agua.
La probé.
y estaba salada

23 noviembre 2016

Marcos Ana



DECIDME COMO ES UN ÁRBOL

Decidme como es un árbol,
contadme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros,
habladme del mar,
habladme del olor ancho del campo
de las estrellas, del aire
recítame un horizonte sin cerradura
y sin llave como la choza de un pobre
decidme como es el beso de una mujer
dadme el nombre del amor
no lo recuerdo.

Aún las noches se perfuman de enamorados
que tiemblan de pasión bajo la luna
o solo queda esta fosa?
la luz de una cerradura
y la canción de mi rosa
22 años, ya olvidé
la dimensión de las cosas
su olor, su aroma
escribo a tientas el mar,
el campo, el bosque, digo bosque
y he perdido la geometría del árbol.

Hablo por hablar asuntos
que los años me olvidaron,
no puedo seguir
escucho los pasos del funcionario.