23 febrero 2018

Alejandra Pizarnik


EL DESPERTAR





El despertar

A León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios


Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

De "Las aventuras perdidas" 1958

Laura Gutiérrez Cortés




Si es cierto, echo de menos algún pétalo en caída libre, para el día de los enamorados, pero esos que de forma natural se desprenden de su flor, con la caricia del viento.
Nunca me gustaron las rosas sesgadas de su tallo, como ofrenda a un amor eterno, pues nunca creí en las flores muertas, ni en el amor imperdurable atravès de una misma vida.
¿ Acaso nosotros no tenemos principio y fin?

Es cierto que quizás soñé demasiado, y jugué a empujar columpios vacíos, porque era complicado imaginarlos cubiertos de pájaros y mariposas.
¡A propósito!
Eso de las mariposas en el estómago, nunca fue un síntoma de amor para mi, pero si un temblor cimbreante de la piel, cada vez, que te acercabas y te sigues acercando a mi cintura.

¿ Para qué matar una flor?
¿Si tus besos me devuelven a la vida?



Laura Gutiérrez Cortés( r.d.a)



Eduardo Salvador Cárcamo





No te vuelvas cómplice                                                            


No te vuelvas cómplice de tu propio silencio
Porque puedes convertirte en tu propia víctima
Deja de ser tu sombra y vuélvete tu propia luz

Deja las quejas y los sollozos perderse en el tiempo
De nada sirve elevar los lamentos hasta el cielo
Cuando aquí en la tierra puedes ser la solución
De tus propios problemas.

Pero no te vuelvas cómplice de la traición
Y la ignominia
Bastará con trazarle fronteras al miedo




22 febrero 2018

Alicia Correa Castelo





Que nadie te haga vivir en el miedo ...
abre puertas y ventanas ,
y sal a vivir
Respira !
huele una flor ,

mira al sol ,
siente la lluvia,
ese olor a tierra mojada ...
escucha el canto de los pájaros
Vuelve a la vida
sonríe !!
Besa
deja que te besen
Siente !!
La caricia de una mano
el roce de una piel
la ternura de unos besos
Mira !!
Deja que te miren
que te recorran con la mirada
que sellen de besos tu boca
Sueña !!
Deja que te sueñen ...
desnuda de todo
dándote al completo
deseando
gimiendo
amando
hasta que te hagan perder el sentido
hasta volverte loca de amar

Juan Carlos Cantos





tanto tiempo escondiéndome
de la locura.
poniéndole las cosas difíciles
resistiendo a su piel que todo
lo cubría ( dragón y piel de gallina)
y
ahora que la busco
ahora que vivir es deambular desesperado
tras sus pasos
llama a mi puerta
cada mañana
una cordura insoportable
(paisaje gris y piel
de rutina)




21 febrero 2018

Nicolás Corraliza

 


FÁBULA





Duermen poco
los hombres que sueñan
un amanecer inédito.

Un sitio que nunca será.

Itziar Mínguez Arnáiz







ANTINANA




No le gustan las nanas
porque se queda dormida
y lo que a ella le gusta
en realidad
es
soñar
despierta





(De "Pura coincidencia"- Itziar Mínguez Arnáiz Ed. Point de Lunettes)
*
Dormidos o despiertos, felices sueños...

20 febrero 2018

Luis Cernuda




Donde habite el olvido




Donde habite el olvido,


En los vastos jardines sin aurora;


Donde yo sólo sea


Memoria de una piedra sepultada entre ortigas


Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.


Donde mi nombre deje


Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,


Donde el deseo no exista.


En esa gran región donde el amor, ángel terrible,


No esconda como acero


En mi pecho su ala,


Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.


Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,


Sometiendo a otra vida su vida,


Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.


Donde penas y dichas no sean más que nombres,


Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;


Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,


Disuelto en niebla, ausencia,


Ausencia leve como carne de niño.


Allá, allá lejos; Donde habite el olvido.

Isabel García Mellado



 

 

 

 

 

SI PUDIERA SALIR DE ESTE MAR



si pudiera salir de este mar
y los niños girasen
sin nombre ni sombras
en algún momento entre mis manos
de arena cálida y aquellos ojos sin sentido,
dejaría quizá de recordar el vacío,
aprendimos que el frío habita las palabras sencillas
por eso nos sorprende,
hay que saber tantos lenguajes para llegar a comprender
que nada es lo que parece
y por eso es hermoso
perfectísimas perlas forman este miedo ,
tenía que haberlo previsto:
cuando estalle la ecuación
nos sentiremos perdidos, olvidaremos
que la piel es una casualidad
los pensamientos redacciones de colegio
de las que no llegamos a estar satisfechos,
si pudiera
dejaría de llorar
cuando veo un caballo corriendo libre dentro del viento
contaría los síes que vendí a un precio ridículo,
y las pocas islas en las que merece la pena perderse,
después de deshacernos de la antigua armadura
seríamos un rato libres
y compraríamos otra, más ajustada al tiempo
para poder quitárnosla
más adelante

Teresa Antares



Parece que nada que nos decimos
tenga consecuencia en el corazón.

Hay noches que el mío
se salta algunos latidos,
el médico le llama arritmia.

Yo creo que intenta evadir
el recuerdo
de algunas palabras.








19 febrero 2018

Alfonso Pedro.






ESPAÑA EN BLANCO Y NEGRO


Esta España de golpes en pecho
y concertinas en las fronteras;
la de domingos en misa
y mendigos en las aceras;
la de banderas en los balcones
y abuelos en la miseria.
La de, cada vez, más prohibiciones
y, cada vez, más corruptela.
La que adora vírgenes bajo palio
cuando llega la primavera,
pero ignora desahucios
sin que su alma se conmoviera.
La de ricos y portentosos
frente a la humilde clase obrera.
Esta que dicen de todos,
pero donde no vive cualquiera;
la de tanto falso patriota,
tanto dolor y tanta miseria.
Esta no es la España
que mi alma poeta quisiera.







16 febrero 2018

Fernando Beltrán,




Mi madre me enseñó a hacer trampas.

Trampas para perder.

Ganar era tan fácil que lloraba por la noche
y no podía conciliar el sueño.

Cogidos de la mano me calmaba
relatándome historias que sucedieron luego.

La culpa fue mía,

madre me preguntaba
si las quería reales o inventadas
y yo pedía siempre que le hubieran
sucedido a ella.

Y casi sin quererlo
una noche mi madre inventó la realidad.

Pablo Mora



Hicimos la mochila


y nos volvimos vagabundos
Apoyamos las palabras sobre la sangre
Cargamos los dados en la apuesta
Arrestamos al viento al sol las mariposas

Supimos del alma del silencio
de la piedra que alguna vez fue estrella
del sagrado terror de la locura

Fuimos un retrato del alma de la tierra
Dejamos pasar la noche por encima de nosotros
mientras las islas no se cansaban de bañarse

Nos hicimos a la lluvia
Matamos la tristumbre
Rompimos alfileres paraguas y repisas
Inventamos ratos penas alegrías y tardanzas
Echamos un vistazo al mundo

Nos provocó quedarnos solos en la tierra
Faltó ponerle trampas a la muerte

De Asombro al descubierto (1996)




Ana García Briones.




Imagina la vida
como una esquina de besos
o un ramillete de margaritas
que anuncian una primavera
con ventanales al sol.
Imagina la vida
como un tacto delicado,
una lluvia de poemas,
una eternidad perfumada
o un abrazo
que te recuerde que existes.
No permitas que la vida
sea como un invierno crudo,
donde los ojos se pierden ausentes
en el vaho de los cristales,
intenta colorear las ilusiones
en un andén con destino a la ternura.

Violines sin música.


15 febrero 2018

Carmen Sampedro












Las flores de vuestros nombres


Brotaban palabras en la altura de la noche

y con ellas enlazadas

salí a buscar por las calles

las flores de vuestros nombres

para gritarlos al alba:

Iris

Angélica

Dalia

Tempo presto para el verso:

Los hospitales despiertan

sus alertas de sangre

y tiemblan las sirenas

con temblor de madre.

Gritan las cunas

sus miedos al aire

y enloquecen los espejos

con las manchas de carmín

que vuestros labios dejaron.

Tempo lento para el llanto:

Yo estuve allí

apuntalando puertas

estrechando silencios

al paso de los golpes

que zaherían vuestro cuerpo.

Yo estuve allí

estatua de espanto

cubriendo vuestras heridas

con sábanas de cilantro.

Yo anduve sin aliento

por la garganta roja

del pasillo del pánico

donde un padrenuestro agoniza

como ave sin cobijo

en el mármol gélido

de la madrugada.

Brotan palabras en la altura de la noche

y con ellas enlazadas

salgo a buscar por las calles

las flores muertas

de vuestros nombres…

Tempo largo con jirones de luto:

Yace en el ataúd

el poema sin palabras:

Iris

Angélica

Dalia




Eva García Madueño.




Huir de la palabra hiriente,
la actitud sombría,
la mirada lacerante.

Abrazar la palabra amable,
el verbo generoso,
la expresión íntima y poderosa
del amor.



Javier Sánchez Durán



GRITOS...
No hay texto alternativo automático disponible.Gritar en un desierto
de oídos que no existen
es mi oficio,
es mi trabajo ahora,

no remunerado con dinero.
Necesito sólo sonrisas, ojos cómplices,
bocas y labios displicentes,
y brazos airados que se batan en el aire.
Grito, grito y grito
contra los dioses de la clemencia y la sumisión,
contra los cánones preestablecidos de la corrección,
contra los trajes de pasarela y los maletines de cuero,
contra la putrefacción de los salones y las alcobas,
contra las pantallas móviles, grandes y pequeñas,
y también contra las fijas, a modo de estercoleros,
contra los incendiarios de corazón plastificado,
contra la prensa sumisa y entregada,
contra los gobiernos y los oligarcas,
contra la polisemia de los bancos,
solo necesito sentarme de vez en cuando
para aclarar mi garganta.
Contra todo, grito….
porque el grito se hace necesario
junto a los hombres y las mujeres
que luchan diariamente por sobrevivir
bajo los puentes del hambre,
en las sombras de la lucidez…
Grito y espero
que nazcan las peonías entre los castaños
y salga el poema a la luz,
lleno de improperios.

14 febrero 2018

Lila Biscia




PECES

entre tu espalda y mi pecho corre un río
ahí
los peces
hacen surco y costura.

Obra de Mary Jo Hoffman

Ángel Calle


LA ESENCIALIDAD DEL TIEMPO







La esencialidad del tiempo

Las excavadoras se pasaron toda la tarde
deshauciando piedras indefensas
condenando a hierbas buenas y decentes
al exilio más irreversible.

Tenían órdenes de no hacer prisioneros.

En su lugar, plantaron elegantes farolas
de tacto frío y desdeñoso
y fue imposible establecer con ellas
conversaciones milenarias
debido a lo inoxidable e inalterable de su piel.

Buscamos tribunales que pusieran desorden entre tanto orden
pero en comisaría nos advirtieron
que ya no estaban de moda las arrugas ni los descampados
y que las grandes empresas habían decidido exterminar
todo lugar desmercantilizado
toda idea o anhelo que no hubiera sido publicitado anteayer:
imposible reivindicar la sabiduría paciente del musgo.

Alguien se acercó y se lamentó por sus recuerdos robados.
No fueron muchas las protestas
pues el hombre del tiempo había pronosticado
alegrías inmutables por todas partes.

¿Batalla perdida?
Fuimos felices reconociéndonos momentáneamente
frente a un tiempo que expulsa el tiempo de aferrarse
de entrelazarse, de sedimentar sentimientos.

Y renegamos, renegamos afirmativamente.

Sólo lo que envejece existe y es compartible
y es entonces digno
o al menos posible
de ser amado.

13 febrero 2018

Fernando Sabido Sánchez,






Fragilidad


No debo permanecer un día más en la fragilidad
y ni siquiera recuerdo de qué huía

cuando acepté implicarme en este desorden
o sentarme a tomar el sol con los ancianos

una mujer me cerró la puerta de su casa
sin querer escucharme
y me siento capaz de recomponer en otro lugar
las piezas desgastadas del rompecabezas