21 febrero 2019

Uberto Stabile








los que aman no hacen pie
agitan brazos como ramas

y son los primeros en hundirse
creen tocar el cielo
mientras el mundo alrededor
se hace inmune a su naufragio.
los que aman no saben decir adiós
mienten cada vez que se despiden
como la noche miente al día
pronuncian el deseo en cada gesto
temiendo que al doblar la esquina
el olvido les devore.
los que aman no calculan
viven empeñados en causas perdidas
las cuentas nunca cuadran
entre el debe y el haber se quedan solos
no hay ley que les salve ni condene
mueren cada vez que resucitan.
los que aman no hacen pie
se ahogan en su propio amor
felices sin saberlo
como gotas de eternidad.



Mar Blanco

La imagen puede contener: 1 persona


Tras el roce de nieve,
llegará el deshielo,

Lo imperturbable del albor.
Se acerca ya
-por detrás de ti-
El amor no necesita motivos
se escribe con la luz
.

20 febrero 2019

Agustín Calvo Galán


SOBRE EL FUTURO DE ESTA LENGUA


Los académicos
no saben que la lengua
sobrevivirá
a pesar de ellos.


Consu Jimenez






LA LUNA ENTRE TU Y YO


Me faltan minutos,
para cubrirme el rostro
del perfil del ayer.
Volver a recorrer,
el mismo atardecer,
donde el sol,
se perdió en el mar
y la luna voceaba
que quería entrar.
Que la dejásemos pasar.
La puerta abierta .
Un pasillo largo y tendido,
y al fondo la alcoba.
Expectante. Deseosa
Y ese.
Y ese palpitante reclamo
de tu primer desnudo.
Te mecí en ternura.
Temblé en tu piel.
No fue, sed de ti.
Ni hambre de gemir.
No era entrar y salir.
Era más, mucho más.
La luna. La luna.
La luna, entre tu y yo...
Nos cubrió de resplandor.
Nos habló de amor.
Se quebró.
Enmudeció al amanecer.
Fugándose con el sol.
Me quedé sin saber...
Sentí.
Sentí.




Consu Jimenez
Derechos registrados de autor



19 febrero 2019

Fernando Rendón









Somos unos jóvenes de apenas 2 millones de años
Es muy difícil vivir sin tratar de poseer una verdad
y es un trabajo de siglos,
Pero es más difícil alcanzar la verdad.
¿Y qué es la verdad?
La poesía es el dialogo sutil que pone punto final a la muerte y
a la guerra
ya que el precio del olvido del amor, es la guerra y la muerte.
El amor es el poeta de todos los planetas
sus rayos dan calor al pueblo sagrado
todo el amor del mundo existe pero no tiene donde vivir
nos hemos cerrado al amor aunque somos su casa, los suyos
su corazón que necesita ser habitado,
todo el vacío existe para contenerlo, para abrazarlo
y abrazados al amor y a su canto ser inmortales
¿Dónde te escondes? Nada se acaba nunca
Solo tú sabes cuál es la mano que escribe
y cuál es la mano que borra,
qué escribe y qué borra



Teresa Antares





DE ABISMOS


La desnudez de la carne
y el hacer de unas manos
temblor divino
de un deseo a sorbos,
cadencia que florece mi vientre
y quiebra todo mi silencio.

Hábito en el que cada día me doy a la vida.


18 febrero 2019

Rafael Cadenas





Que cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.
Que se mantenga como un latido.
No he de proferir adornada falsedad ni poner tinta dudosa ni añadir
brillos a lo que es.
Esto me obliga a oírme. Pero estamos aquí para decir verdad. Seamos reales.
Quiero exactitudes aterradoras.
Tiemblo cuando creo que me falsifico. Debo llevar en peso mis palabras. Me poseen tanto como yo a ellas.
Si no veo bien, dime tú, tú que me conoces, mi mentira, señálame la impostura, restriégame la estafa.
Te lo agradeceré, en serio.
Enloquezco por corresponderme.
Sé mi ojo, espérame en la noche y divísame, escrútame, sacúdeme.


Ars poética (De Intemperie - 1977)

Wislawa Szymborska





EL PRIMER AMOR
Dicen
que el primero es el más importante.
Eso es muy romántico,
pero no en mi caso.

Algo entre nosotros hubo y no hubo,
sucedió y tuvo su efecto.

No me tiemblan las manos
cuando encuentro pequeños recuerdos
y un fajo de cartas atadas con una cuerda
–si al menos fuera una cinta–.

Nuestro único encuentro tras los años
fue una conversación de dos sillas junto a una fría mesita.

Otros amores
hasta ahora respiran profundamente en mí.
A éste le falta aliento para suspirar.

Y sin embargo justo así, como es,
puede algo que los otros no pueden todavía:
no recordado,
ni siquiera soñado,
me acostumbra a la muerte.

15 febrero 2019

Ángel Guinda




MANIFIESTO

 POESÍA ÚTIL


Cansados, aburridos, decepcionados de la poesía que se escribe en la España de fin de siglo XX (con el justo respeto a las contadas excepciones redentoras), por instinto de resurrección poética decimos No.

No queremos una poesía domada por las tendencias dominantes.

Queremos una poesía en estado salvaje, libre.

No queremos una poesía aséptica, de sonsonete, mimética.

No queremos poemas de tubo de ensayo, ni poemas lúdicos que camuflan la trampa.

No queremos una poesía profesoral escrita por doctos iniciados para los elegidos de la secta.

Arremetemos contra la abulia, contra el sopor, contra la palabrería, contra el ombliguismo lingüístico, en un mundo que se descompone por la carcoma de su incapacidad para pensar y repeler la agresión de la Gran Anestesia.

Rechazamos la poesía elaborada para obligar al lector a estudiar el diccionario, la poesía personalista de valor terapéutico exclusivo para su autor, la poesía de fanatismo culturalista y esteticista, la humorada, la banalidad de pensamiento y la frivolidad en el tratamiento de los sentimientos y las emociones.

Abajo la poesía de hueco alarde ingenioso, voz impostada y palabra estéril.

Propugnamos una poesía heredera de la tradición mejor asimilada, abierta a caminos nuevos en la forma y en los temas.

Una poesía sencilla, clara, rotunda, directa, honda, intensa y grave, cargada de intención. Que atraviese la inteligencia, queme en los ojos y en los oídos, estrangule el corazón, produzca escalofrío en el conocimiento y fustigue la conciencia agitándola, haciéndola reaccionar, moviéndola a la reflexión y a la acción.

Una poesía habitable, testimonio radicalmente sincero de la experiencia vital e intelectual, de nuestra convivencia con la realidad del existir y con la idea de la muerte.

Defendemos una poesía útil que, además de objeto de belleza, sea sujeto de conducta.

Que sirva al ser humano: moralmente, para vivir; culturalmente, para ensanchar y afianzar su saber; y estéticamente, para gozar.

Una poesía que tenga los pies en la tierra, comprometida con el destino de las mujeres y hombres de su tiempo.

Que busque elevar el lenguaje coloquial a la categoría de lenguaje poético, y consiga que la verdad particular de su mensaje alcance validez universal.

A esta poesía (firme en su poder de insinuación y de sorpresa) conviene una mínima dosis de didactismo que haga eficaz su interés por regenerar los valores del espíritu y del arte, así como su afán rehabilitador de la imaginación, la voluntad, la sensibilidad y la razón crítica de unos lectores cuya recuperación hemos de demostrar merecer sin otras armas que la propia obra.


Ángel Guinda

Publicado originalmente en Sí al No (Librería de Las Musas, Madrid, 1994)
y reeditado ahora en La experiencia de la poesía (Pregunta, Zaragoza, 2016).

Daniel Arana García De Leániz







A mi padre, que no fracasó
en su fulgor más vivo



NOVIEMBRE. El infinito
nos rebasa, sin anuncio de
promesas.
Cada vida retorna, de sí
misma y de aquella.
Ved la carencia en el
umbral.
Ved allí que más cerca,
late luz aún el postigo.





14 febrero 2019

María José Collado












RESCATE


Pasaron siendo humo
por la pantalla de los días,
fueron cabos sueltos
de una mochila al hombro.
Apenas un rescate de gestos,
la pálida luz de una mirada,
un guante en la mesa de un café
o la ceniza muerta en un brasero.
Sigo la estela de los cisnes
en esa hora transparente,
cuando recorren en silencio
El lago azul de la memoria.



Del libro: TAPIZ DE AGUA

José Angel Buesa



"No, nada llega tarde, porque todas las cosas

tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas."

José Angel Buesa


Tal vez guardes mi libro en alguna gaveta,

sin que nadie descubra cual relata su historia,

pues será simplemente, los versos de un poeta,

tras de arrancar la pagina de la dedicatoria...

Y pasarán años... Pero acaso algún día,

o acaso alguna noche que estés sola en tu lecho,

abrirás la gaveta - como una rebeldía,

y leerás mi libro- tal vez como un despecho.

Y brotará un perfume de una ilusión suprema

sobre tu desencanto de esposa abandonada.

Y entonces con orgullo, marcaras la página...

y guardarás mi libro debajo de la almohada.

13 febrero 2019

Carmen Martagón ©


La imagen puede contener: una o varias personas
Café a solas...
Te espero hasta el ocaso,
llevándome a los labios
el amargo sabor de tu ausencia,
parpadeando,
para darle claridad a mis ojos
que ya no responden,
cansados de otear sin encontrarte.
Aguardo tus caricias,
que marcharon buscando otra corteza,
una nueva piel donde posarse,
queriendo despertar nuevas esencias
y erizando
otros cuerpos que se adormecen junto al tuyo.
La tarde da paso a la oscuridad,
aguardo expectante que la brisa de otoño
refresque mis sentidos,
me he sentado a contemplar cómo se va el día
y me tomo el café más amargo,
a solas, en silencio,
conmigo.




Foto: Carmen Torres Chaguaceda ©

Eva García Madueño.






Dejar atrás la habitación en penumbra.
Las paredes desconchadas que exhiben con desgana las marcas de humedad provocadas por la ausencia de primaveras y un exceso de lluvia.
El invierno avanzará sin piedad dejando a su paso una infinitud de flores cubiertas de escarcha.
Los pájaros abandonarán sus nidos, volarán lejos de esta habitación sombría haciendo caer en su huida las hojas del calendario.
Estallarán los cristales en mil pedazos permitiendo a la brisa mecer suavemente los visillos que aún cuelgan sobre el desvencijado marco de roble de la ventana.

Y al fin volverá la primavera.

12 febrero 2019

Mar Herrera Diaz

Que se seque el mar
Tantas y tantos
con los que
aprender
luchar
amar
Que se seque el mar
Tantos y tantas
que yo acunara
en mi regazo
Que se seque el mar
Que la tierra se trague
a los que todo lo pueden
a los que miran para otro lado...





-El Kuadernillo de la Bruja-

Ángel Guinda




La mirada


Lo mismo que una llave abría el aire
a los misterios de la transparencia.

Me convocaba igual que una ventana
o una cita del cielo con el mar.

Podía haber vivido en su fulgor
o esperar a morir como un naufragio.

Porque aquella mirada no era de unos ojos
y aquellos ojos no eran de ningún mundo.



(de Caja de lava)



11 febrero 2019

Ana García Briones




Me gustaría volar

y posarme como un ave fénix

en tu ternura.

Desabrochar tu cuerpo,

y sentir la suave brisa

de tu aliento

sobre mi cuello,

ahogado de caricias.

Partos de luz

Clara Correia






Desapego

A pesar del cansancio,
no me voy a rendir
la herida va poco a poco cerrando,
muy despacio,
porque la prisa es enemiga de la perfección
y no quiero mirar hacia atrás.
Se haga justicia al amor,
si algún día existió,
a la dedicación incomprendida,
al desamor que fue creciendo
sin darme cuenta,
al desprecio que brotaba día a día,
impreso en tus ojos
siempre que me mirabas,
por tus manos
cuando no me tocabas, sino para lacerar.
¿Por qué?
Nunca sabré,
de ti, guardo pedazos, flashes de tiempo,
cortos, tan placenteros
cuanto a violentos,
que poco a poco se van desvaneciendo
en lo que llamo
intervalos de tiempo,
en un compás de espera.
A pesar del cansancio,
no me voy a rendir
y no quiero mirar hacia atrás.