30 septiembre 2016

Begoña Abad







Tener la certeza de pertenecer
al árbol en el que eres rama
y de reconocer las raíces
desde la tierra que lo alimenta
hasta la última de sus criaturas
que en él anidan o se posan.

Confiar en que el viento
que nos azote fuerte
sólo conseguirá que las hojas
canten la misma cantinela
y que,llegado el otoño,
las que caigan serán abono
para las que vuelvan a nacer en primavera.

Disfrutar mientras tanto
de las sombra que nos damos,
no que nos hacemos,
y de la brevedad del tiempo
que compartimos en los abrazos.

Por que cada brote de este árbol
crece en su tiempo y espacio
como sólo es posible hacerlo
desde la libertad.




Cómo aprender a volar. Ed. Olifante




Luisa Gómez Borrell










MI VIEJO EQUIPAJE



Maquillado de azules que gritan libertad,
me observa el mar desde su distancia.
Su horizonte abre sus brazos a la vida, a la humanidad,
y me abraza con sus silencios despiertos que arrancan
la última partícula de mi tristeza.


Si pudiera fundir mi sonrisa en sus aguas diáfanas.
Si pudiera comer de su magia sintiendo su cálido susurro.
Paseo por su orilla y respiro su hechizo que me envuelve,
y que me late, despertando en mí esa niña que dormía.
Me descalzo de mis miedos, de mis penas.. de inquietudes...
y entró en él, fundiéndome en su rayo de paz...de quietud,
promoviendo la armonía de mi entorno.
Como cristal vibro en sus aguas, diluyendo emociones.
Dejo escapar mis pupilas hacia su cielo de zafiros.
Y, mientras se disuelven mis cargas de obsesiones,
me permito soltar mi viejo equipaje.



29 septiembre 2016

Aurelio Gonzalez Ovies,




Miraremos atrás


y cuando estemos a la altura


del recuerdo,


habrá gaviotas planeando


el mar donde fuimos como un niño


de arena;


habrá un pueblo descrito con cal viva


y un camino hacia el verano.Diremos adiós


y empezará el atardecer a respirar


en los jazmines.

HALLELUJAH - Aleluya - Haendel

Magda Robles






En el aire se desgrana el silencio.

Caen,
sobre rostros esparcidos,
preguntas empapadas de lluvia…

28 septiembre 2016

Rafael Alberti




El ángel ángel

Y el mar fue y le dio un nombre
y un apellido el viento
y las nubes un cuerpo
y un alma el fuego.
La tierra, nada.
Ese reino movible,
colgado de las águilas,
no la conoce.
Nunca escribió su sombra
la figura de un hombre.


Puri Teruel Robledillo







Somos el sexo débil… dicen.
Y sí, debe de ser así.
La debilidad vive acurrucada
en el último peldaño de mi vientre y,
cuando me levanto por la mañana,
se agazapa y no sale, la muy desgraciada.
Entonces:
Me visto con la piel de elefante de todos los días.
Sacudo las camas,
hago los baños,
la compra,
cocino el estofado de carne malherida,
me zurzo la piel
cubro desconchones,
sacudo el polvo al viejo dolor y,
me raspo los ojos,
para no ver la turbiedad del mundo.
Me despiojo de parásitos
cuando escucho la televisión.
Y sigo caminando recto
hacia el sudor de mi frente,
a veces hacia el sudor de mi sangre,
y a veces, solo a veces,
me asomo a la ventana y
observo la vida pasar
así…
como de puntillas






VICENTE LLORENTE



MUEBLES

De todas mis dudas
quiero salvar
una certeza de madera
renqueante y con vetas
para acondicionar
esta sala de espera
que es la vida.

Una mesa.
Con dos cajones.
La viruta que llueve al abrirlos.

En su interior,
siempre a mano
y susceptibles de combustión,
guardo mis textos.

Hoy
he dejado un papel en blanco:
Flaco favor al mundo
mi testamento.

27 septiembre 2016

Mar Blanco







Late la noche
¿Quien no ha tenido que repartirse
entre el pan y los sueños?
¿Hasta cuando el destino?

¿Hasta dónde la palabra
si la pasión estalla
y se calcinan los dedos
en un incendio de flores?

Dentro siempre una luz encendida
como una luna
que me llena hasta el borde.
No conozco mayor plegaria
que ofrecer al vacio.


Diana Rios Poema






La noche devora mi cuerpo,
arranca miedos de mi carne,
rocía tu piel en mi flor
se recuesta en el monte,
hablan las caricias.
Cielo corpóreo del arte
estrellas en mis secretos
deambulan
intermitentes juegos
cierran mis ojos y te miro.
Esta noche me arrojo al vacío.




Antonio de Padua Díaz,




Sentado en mi cama
de la habitación número once
por la doble ventana
miré la casa rosa y blanca
de todos los días posiblemente
del siglo dieciocho.

Me puse la camisa y se hizo un espléndido
silencio ni tranvías ni voces
ningún sonido. Entonces
vi volar palomes grises
que tampoco hicieron ruido


y sentí un momento,
aún así en calzoncillos,
la paz como sería.


Praga, agosto de 1.990
Foto de Jordi Gaya-Gallofré

26 septiembre 2016

Izabel Rezmo





DIÉRESIS


Los niños callan en sus juegos y hablan con la sonrisa
y el chillido, moviendo el pómulo de forma inocente,
sin expresión,
en un verbo que cuaje en la tarde o en la noche.
Nosotros ponemos el índice hasta para beber la sopa.
Para dominar el aire que cruza la calle,
la alameda, el frondoso bosque.
Ponemos verbos donde no quiere decir ver.
Ponemos verbos donde no poner siento.
Ponemos verbos para cortar la risa.
Ponemos verbos para dormir a la intemperie.
Ponemos verbos.
A todo.
Irremediablemente ponemos de la A a la Z
para recoger excusas.
Se nos olvida poner la fuerza del acento
en el agua, en la semilla, en la tierra, en el árbol,
en el beso, en el otro, en el siempre.




Pedro Salinas




¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!

Lo dejaría todo,
todo lo tiraría;
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú que no eres mi amor,
¡si me llamaras!

Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
-¡si me llamaras, sí; si me llamaras!-
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.
Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: "No te vayas."



25 septiembre 2016

Susana Násera






Es tu boca
-fruta madura para ser besada-
el lugar donde me quiero encontrar.


La imagen puede contener: una o varias personas

Laura Villanueva Guerrero




Si alguna vez el fuego


Si alguna vez el fuego
vuelve a ser
una gota que te pronuncia,
un amor de huesos
debajo de la piel y de los músculos,
un suspiro herido
en el hall de un rascacielos,
una verdad de tierra
atragantada en el esófago,
una canción que desaparece
en la fractura del crepúsculo...

Si alguna vez te busco, amor,
déjame seguir siendo mariposa impar
en la soledad de mi mundo.



Shawn Mendes - Mercy (Audio)

24 septiembre 2016

SANTIAGO TENA,






Dame un solo deseo: ser auténtico.

Que se cierren los cielos, que el alma vague sola sin amor y sin beso, pero dame un deseo: yo quiero ser auténtico.

Dime cuál es el precio: la soledad, el hambre, el abismo, el tropiezo, el llorar de incompreso, desentendido y ciego, dime lo que he de hacer, mas dame ser auténtico.

Y enciérrame en lo vivo y enciérrame en lo ciego, y enciérrame en el vino y abrásame en el fuego, mas dame ser auténtico.

Y que todo se cierna y que todo se vuelque y que griten los cielos y que aprendan los muertos lo que es de verdad miedo: haz con el mundo el reino de incomprensión continua y de no volar nunca de verdad con el viento, haz del mundo la hoguera y de mi amor ausente la frontera del verbo, haz de mí lo que quieras, mas dame ser auténtico. 

Nelly Furtado - All Good Things (Come To An End) (US Version)

Susana Inés Nicolini©




Si agito pañuelos en la noche
es porque he llorado debajo de tu nombre.
Pero tú no miras
Pero tú te callas
y yo oculto mis estigmas
entre insomnio e insomnio
en mi sombra
dónde los ángeles encienden
el último viento
y me oculto con ésta máscara
de infinito
entre las palabras de
algún profeta sin alas.



Sue_*®
©Texto y foto: Susana Inés Nicolini©
(*sobre pintura de Arturo Aguiar)

23 septiembre 2016

Malika El Bouzidi






Nostalgia

Entre visillos me asomé al mar azul,
con la sonrisa de la ausencia del sol
que alegra el espíritu herido
cuando un cuchillo cortó la falsa sensación
en el tiempo perdido,
la nostalgia del pasado sobre la brisa del mar,
el olvido de aquel tiempo
que con sus recuerdos,
los cuchillos afilados cortan
la distancia del horizonte sin estrellas,
dejan huellas del pasado en nuestra memoria.
Siento llantos en el alma
por estos recuerdos bajo el mar enterrados.
Quiero cortar el visillo
del mar perdido, y curar las heridas del herido,
abrir las puertas del futuro
con mucha energía,
y seguir viviendo esta nostalgia.