20 septiembre 2018

Laura Villanueva Guerrero

Lames mis sienes




Lames mis sienes
y tu deseo
se queda unido
a mi pensamiento.
Mi lenguaje contiene
tu sudor y cuando hablo
te estoy besando
incluso de lejos.

Mi cuerpo es una
prolongación de tus manos,
tengo esencia de la caricia.
No me muevo si tus dedos
no le dan la orden
a mi cerebro.
Estoy sometida a la libertad
del sentimiento. Quiero
quererte mientras sea mujer
o nube. 

Alicia Correa Castelo



La dije que iba a estar ahí

que podía acurrucar sus silencios 
y que sus tormentas las iba a cambiar por sonrisas 
 que le pintaría un cielo de colores
 con nubes de algodón 
y campos de amapolas para que ella jugase 
 la dije que la haría fuerte 
le ayudaría a quitar las piedras del camino
 y vencer los miedos 
la dije que llenaría su mundo de fantasía 
magia 
y sueños 
que juntas venceríamos la soberbia 
el odio 
el rencor
 y llenaría su mundo de bondad 
de amor 
la dije que sujetaría su mano 
y caminaría a su lado 
 la dije que soñaríamos juntas 
y qué habría sueños de las dos 
la dije que sería parte de su amanecer 
y en la noche las dos le hablaríamos a la luna y le pediríamos
la dije que siempre tendría mis manos extendidas para ella
y mis brazos para acurrucarla 
 la dije que íbamos a amarnos hasta el infinito y más allá
que iba a ser eterna 
que siempre estaría con ella 
 que nunca me iba a ir 
y en esto último la mentí ...




Andres Carlos Méndez Perez

Dime desde donde llegaste,
porque un día te despertaste por aquí.
Quiero ver a través de tus labios,
brindo por respirarte, ebrio de sensaciones
añoro los años que negué tus manos,
las noches que no te dediqué mis sueños,
los días que escondí tus miradas.
Llévame contigo,
beberé de cada palmo tuyo,
lloraré con tus risas,
aplaudiré cada una de tus penas,
acompañaré tu soledades,
Déjame seguirte…

Abendstimmung, Puesta Del Sol

17 septiembre 2018

Javier Sánchez Durán




CON NOCTURNIDAD

Anoche, de madrugada
sobre la arena, en la playa
las olas nos regalaron
un ramillete de flores
de espuma blanca.
Entre tu cuerpo y el mío
las flores se entremezclaban,
se diría que nevaba.
La nieve, que no era nieve,
sobre tu piel se escanciaba
dejando abierta
la puerta de tu morada.
La brisa, que sí era brisa,
acariciaba tu cara
mientras la luna, brillante y blanca,
apacentaba estrellas que salpicaban
un cielo negro y oscuro,
sediento de agua.
Nieve, espuma, brisa, luna
Cielo, estrellas, olas, playa
Mirando testificaban
nuestro amor sobre la arena,
anoche, de madrugada




Javier Sánchez Durán ( "Mar de ausencias" Ed. Niebla

Marcos Ana








DECIDME COMO ES UN ÁRBOL

Decidme como es un árbol,
contadme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros,
habladme del mar,
habladme del olor ancho del campo
de las estrellas, del aire
recítame un horizonte sin cerradura
y sin llave como la choza de un pobre
decidme como es el beso de una mujer
dadme el nombre del amor
no lo recuerdo.

Aún las noches se perfuman de enamorados
que tiemblan de pasión bajo la luna
o solo queda esta fosa?
la luz de una cerradura
y la canción de mi rosa
22 años, ya olvidé
la dimensión de las cosas
su olor, su aroma
escribo a tientas el mar,
el campo, el bosque, digo bosque
y he perdido la geometría del árbol.

Hablo por hablar asuntos
que los años me olvidaron,
no puedo seguir
escucho los pasos del funcionario.






Eloy Sánchez Rosillo






UN GRAN SILENCIO


 
HAY después del poema un gran silencio,
pero no de final, de algo que acaba,
sino un silencio vivo, como de bosque o templo.





14 septiembre 2018

Ana García Briones



 Cerré los ojos
 me tapé

 los oídos
 y caí
 de nuevo 

 al vacío 








 








PARA QUÉ LA POESIA. Pablo Mora






Para qué la poesía
Pablo Moramoraleja@telcel.net.veProfesor Titular, Jubilado, UNETSan Cristóbal, Táchira, Venezuela







Para revivir cada día






Alegría, alborozo, en orden a la obra colectiva en cierne. Sociedad Poética que nos confirma que la existencia no es más que un plagio (Moravia) y que todos los poetas escriben las mismas cosas con uno que otro colorido. Poesía, Sociedad Anónima. Tal vez la única continuidad de la Poesía sea ese hormigón profundo que, de siglo en siglo, establece una solidaridad poética universal. Sólo existe un poema y un poeta y hasta una sola palabra para los hombres y los libros que existen, existieron o existirán. Un mismo hombre converge con el otro, océano de por medio, con la misma angustia, con el mismo dolor, para ver eidéticamente la misma gota de lluvia deshojada en la trinchera, en la vanguardia, en las barracas de la guerra cotidiana.
Un pedazo de pan para los pájaros. Un alarido entre la guerra. La imagen vegetal de la lechuga. Un alpargata recibiendo sol. La sílaba final del viento... Sed de viento, de maíz, de pan. Palabra, cosa, huella, sombra y pólvora. Risa loca, risa engatillada. Atropellada rabia... El paso de Mercurio adolescente. O Marte espantadísimo del hombre... Siempre sola, oculta, detrás del misterio mientras murmura alrededor la noche... Crezca en tus manos la raíz del hombre. La paz sea contigo hasta en la guerra.
"Comarca de utopía para morar". Errabundaje, trashumancia del hombre que mira hacia la estrella. Lucha al pie del hombre, diariamente, por saber para qué se hizo, para qué sirve la palabra; si sirve para algo la alegría, si creen las espigas en el hombre, si vale la palabra todavía... La palabra siempre. En la punta del tiempo navegando. Cabalga que cabalga en las tinieblas
La medida justa del misterio humano... arma cargada de futuro... Jaula de cristal, hembra jadeante... Espuma de la noche, temblor de espuma, pie de sol enfurecido. Piedra de los dioses, sueño de la piedra, piedra de los sueños... Fecunda entraña de la luz... Lo más alto del hombre, el asombro... ¡Antes del Alma fue la Poesía!
Por sinfronismo, por el deseo de que algún día, en alguna parte, alguien reviva nuestros sueños, alegrías, pesares, arrecheras, creencias y esperanzas. Por arte y juego, por jugar al adivino y proponerle adivinanzas o prepararle trampas al tiempo que se esconde en los pañuelos. Por evasión, a pesar de tanta horripilancia en la nariz o en la bragueta. Por ansia de inmortalidad, quedando bien sembrado aquí en la tierra como nuestro perro en el jardín, donde nos oye, desde que el día amanece. Por compromiso, porque quien escribe debería ser un soldado armado para protegerse de la muerte con pistolas cargadas, capaces de hacer que cada hombre tuviese que inventar cada día su propio día, como a Sartre gustaba. (Raúl H. Castagnino). 

Teresa Antares





Me desnudaré de versos
para descifrar
el lenguaje secreto
del silencio.

Que sólo su aliento
ocupe nuestras bocas.

(Méceme despacio...)


Ramón Llanes Domínguez








AMIGO MUNDO


Amigo mundo
te cambio tu fusil por estos versos,
te cambio tu almanaque de terror
por la ternura de cualquiera de mis besos,
te cambio tu metralla y tu valor
por una tarde de lluvia en la ventana de mi        pueblo,
te cambio el malestar de tu misión
por la paz que se cuida en mi respeto.
Amigo mundo,
te cambio tus bombas de combate, tu                camión,
tu uniforme, tu trinchera, tu bastón,
por la concordia cálida de mis credos,
te cambio todo el hambre de tu sinrazón
por un rato de música, por un silencio,
por una melodía en do menor
que cantamos todos aquí al estar contentos,
te cambio tu himno por mi canción
o tu escopeta de matar por mi cuaderno
donde escribo de mi y de los nuestros,
te cambio tu odio y tu aspecto de invasor
por la mejor historia de los hombres buenos,
te cambio tu discordia por mi pasión
y tus guerras te cambio por mi afecto,
te cambio las desigualdades, te cambio tu          decisión
de proteger menos a los más honestos,
de descuidar tanto al corazón,
de fomentar la miseria, de desterrar lo                cierto,
de consentir a capricho que el error
sea la bandera más insultante de este                  tiempo.
Amigo mundo,
te invito a un minuto de Paz y otro de amor
y si me aceptas, mi alma entera te la                  entrego
para que con ella cambies siempre de                  opinión
y contigo todas las esperanzas alcancemos
y  esta utopía posible tendrá el color
del sentido más humano de todo nuestro            universo.



13 septiembre 2018

Horacio Guardado




Solo por eso


Con vos quiero tener un día de sol aun con nubes
Con vos quiero contornear la llanura de las dudas
Con vos quiero recorrer los senderos que pise una vez
Con vos quiero llevar las manos llenas de futuro
Con vos quiero convencer al saldo de mi vida
Con vos me recojo en los relojes de otras horas
Porque te quiero así, sin dobleces, como el pan casero
Porque te quiero como esas salsas que hago a veces
Como las plantas que crecen en mi patio
Son así mis sensaciones, mis temblores mas íntimos
Con vos renuevo el llanto, la boca se me seca
Con vos canto sin cantar, bailo locamente y me sonrojo
Con vos soy uno, dos y tantos hombres que me habitan
Por eso te escribo, por eso te extraño, por eso te acaricio
Por eso pienso en vos, cuando ya ni pensaba en nadie
Aunque no te lo diga, aunque me calle, debes saberlo
Con vos ire en puntas de pie, para no despertarme
Para no despertarte, simplemente para soñar ser feliz
Aterrizando en el verde que estoy preparando en tu vida
Con jazmines azoricos, flores de colores y este abrazo
El mismo que deseo desde mi juventud, cuando aun no eras
Por eso no encuentro palabras, solo susurros de mi amor
Por eso me callo en un mar de dudas amenazantes y voy
Por todo, con los dolores del tiempo, las sonrisas del sol
Estoy entregándote este pedazo grande de mí, apenas mi alma
Y ya estoy grande para mentirme, para desear lo no deseado
Por eso y por tantas cosas que me ocurren a diario
Renuevo el abrazo viejo y lo titulo con tu nombre


Por eso, solo por eso

Lucía Fernández Núñez



Hoy me llueves
en el alma
y me has pillado
sin paraguas
que me cubra.

Voy calada
hasta los besos
del dolor que truena
en ti vestido de silencio.

Daría lo que fuera
por ser el arcoiris
que te abrigue el deseo
cuando escampes
en mis manos.


Llueves. Lucía.

Resultado de imagen de Hoy me llueves

Maite García Córdoba





Se Recrea el momento.
Es único y tan requerido.

Tu siembras la dulzura amatoria.
Y mi alma germina en tus manos.

Laudo perfecto o quizás triunfo merecido,
de ser mar y prosa de estrellas que musitan:

"Te amo"
.
Maite García Córdoba
Copyright” © 2016

12 septiembre 2018

Maite García Córdoba






Ahondan alas destempladas,
en ésta ausencia requerida.

No sé cómo trazar el camino,
ése, que ya lleve, la llave clara a tu boca.

Y entre mi rubor y tus manos anheladas,
quizás ya asoma inquieto mi sentimiento.

Rio raudo, fresco y con tu nombre.
Ay! siempre con tu nombre.

No tardes, que tengo olas tardías,
llenas de todos los deseos.

.

Concha García






Es la una y treinta
medio cuerpo asomado
a la vida entera. Desapercibo
un raro calambreo que nace
en las piernas. Brilla lo que
queda de luna. Mis oquedades
buscan ritos, mis soledades
están sobre los zapatos
que he deshebillado
porque me ladeaba su presión.
Estoy entera como la vida que miro
como la vida que me deja
me deja medio cuerpo asomado
a ella.



Esteban Charpentier





Resultado de imagen de esteban charpentier poemas

Yo te saludo París,


cuando una rebelión de gárgolas


ebrias levanta el vuelo,


llevándose la catedral a los barrios pérfidos,


donde los jorobados por la vida,


ven cumplirse sus sueños jodidos de locura.


Y una tormenta venérea,


ahuyenta las baladas de los inválidos


que encendieron sus barcazas


en la Isle de la Cité,


para morirse putrefactos o buenos.


Ahí va, toma la ballesta, apunta,


el ángel de los pelos rubios


vuela con los dos corazones galos


y el mismo hábito de ausencia, macabro,


y otra vez errás el disparo,


que mata al gorrión parisino,


que escupe miserias en el pont d?alma


Y otros también disparan,


con poderosos flashes amarillos


al ángel, a las gárgolas, a los títeres de los claustros,


a los miserables que ahora, roban el pan.


Y mientras corro por las calles


mirando como vuela Notredam,


con sus alas de oro, dorado,


una mujer me patea un penal con una estrella,


en el arco donde se escondió tantas veces el sol


y que le da el tanto del triunfo


entre mis piernas agotadas por el espanto.


Yo te saludo París,


porque tu belleza tiene hedores del infierno,


porque tanta sangre ha corrido por el Sena,


porque eres el alma enamorada de un pintor enano,


porque cobijas a Chopin y hueles a cebolla,


porque de allí vinieron mis ancestros


sin saber que además traían el tango.
Y porque mi corazón sagrado,


volverá un día en una cigüeña negra,


a devolverte aquél pan que me traje,


y así me condenes para siempre a tu milagro ."

11 septiembre 2018

Jaime Sabines


Es la sombra del agua


Es la sombra del agua
y el eco de un suspiro,
rastro de una mirada,
memoria de una ausencia,
desnudo de mujer detrás de un vidrio.

Está encerrada, muerta -dedo
del corazón, ella es tu anillo-,
distante del misterio,
fácil como un niño.

Gotas de luz llenaron
ojos vacíos,
y un cuerpo de hojas y alas
se fue al rocío.

Tómala con los ojos,
llénala ahora, amor mío.
Es tuya como de nadie,
tuya como el suicidio.

Piedras que hundí en el aire,
maderas que ahogué en el río,
ved mi corazón flotando
sobre su cuerpo sencillo.




Mané




Obra Sínfonia Otoñal

Te recuerdo

Te nombro
Te proclamo

En el nombre de mis hijos

De la hija que Soy

En el hombre sin nombre

Que no fuiste

y SOS

Te amo

Te perdono

Te doy gracias

Desde el interminable dolor

de todos mis pecados

Oh mi señor…

Lavo tus pies en este día

Sangre de mi madre

Pasión y muerte

de todos y en cada día

Tu hija

A los Papis del universo

A el Papi de mis Príncipes

A el papi que hay ti mi Amor


Mané 

Aurelio González Ovies






Qué más quisiera yo
  que ver desde los montes
  el animal del tiempo.
Ser el reverso de la sombra.
El huésped más agraz de las luciérnagas.
El viaje más fundible de los túneles.
El ritmo artesanal del corazón.
El invertebrado rojo de la llama.
Qué más quisiera yo
  que ser el viejo perro del coraje
y asustar a la muerte
cuando viene a buscaros.
        
Qué más quisiéramos todos que proteger de la enfermedad 
y de la muerte a los que amamos.

10 septiembre 2018

Ana Birlanga Bellod




Turismo programado



Hicimos aquel viaje tan bonito
¿cómo se llamaba la ciudad?
y aquella excursión tan programada:
en la subida vimos
a la derecha el Pan de Azúcar
y dejamos a la izquierda el Corcovado
y luego de regreso,
¡qué curioso! tener el el Corcovado
a la derecha
y ver a nuestra izquierda
el Pan de Azúcar.
Por la noche el atracón
de insípidas langostas del oeste
¡eran tan baratas!
posiblemente
las más baratas del mundo.
Y después aquel exótico baile
de nativos
en el Meliá Copacabana
¿Lo recuerdas?
¿Cómo se llamaba la ciudad?
Creo que tenía nombre de río
o tal vez era de torero.