22 mayo 2019

Alejandra Pizarnik




REMINISCENCIAS

y el tiempo estranguló mi estrella
cuatro números giran insidiosos
ennegreciendo las confituras
y el tiempo estranguló mi estrella
caminaba trillada sobre pozo oscuro
los brillos lloraban a mis verdores
y yo miraba y yo miraba
y el tiempo estranguló mi estrella
recordar tres rugidos de
tiernas montañas y radios oscuras
dos copas amarillas
dos gargantas raspadas
dos besos comunicantes de la visión de
una existencia a otra existencia
dos promesas gimientes de
tremendas locuacidades ajenas
dos promesas de no ser de sí ser de no ser
dos sueños jugando la ronda del sino en
derredor de un cosmos de
champagne amarillo blanquecino
dos miradas cerciorando la avidez de una
estrella chiquita
y el tiempo estranguló mi estrella
cuatro números ríen en volteretas desabridas
muere uno
nace uno
y el tiempo estranguló mi estrella
sones de nenúfares ardientes
desconectan mis futuras sombras
un vaho desconcertante rellena
mi soleado rincón

la sombra del sol tritura la
la esfinge de mi estrella
las promesas se coagulan
frente al signo de estrellas estranguladas
y el tiempo estranguló mi estrella
pero su esencia existirá
en mi intemporal interior

brilla esencia de mi estrella!

Resultado de imagen de REMINISCENCIAS

Pablo Mora





Para qué la poesía
Pablo Mora



Para salvar del diario morir


Para Sabines la poesía es un “acto gratuito, un misterio tremendo al que hemos buscado durante años en nuestra juventud, en ese encuentro tremendo de las palabras con el misterio de la vida. La poesía es un suceso, un acontecimiento, una ocurrencia de todos los días... como una maldición o como una bendición que nos salva del diario morir... Vivimos una gran soledad, y la poesía como un gesto amoroso, es un puente que tendemos entre una isla y otra isla. La isla de Sara, la isla de Jaime; un puente entre nuestras propias vidas. La poesía no es más que un puente que tendemos entre una soledad y otra”.

Deber, mandato ya del alma, de los dioses, los hombres o las cosas, la poesía, frente a todo individualismo, aboga por la libertad del hecho creador en busca de goce, vida y libertad para la humanidad entera.

Gema estudillo




narcosis

tus manos
fósforo de luz
en otro tiempo
astillas secas hoy


te habría cogido por los hombros
y habría clavado tus pies en la tierra
para que echaran raíces
y tus brazos hojas
y que la savia de la vida
recorriera tu cuerpo
y así rezarte cada mañana
como si fueras un almendro
esperando el gran día
verte despertar de tus narcóticos



Resultado de imagen de narcosis


21 mayo 2019

William Martin





Al revés,
las horas, el tiempo, las épocas.
Al revés,
mi ánimo, mi amor, mi amada…
Al revés todo,
cada mañana,
cuando despierto
desolado, sin ti.

 "Noches al raso"





William Carlos Williams




PARA DESPERTAR A UN ANCIANO

La vejez es
un vuelo de pequeños
pájaros chillones

que rozan
árboles desnudos
sobre un cristal de nieve.

Avanzan y retroceden
abofeteados
por un viento oscuro

¿Y qué?
Sobre ásperos tallos
se posó la bandada,

la nieve
se cubrió de cáscaras
de semillas rotas

y un agudo
rumor de plenitud
templó el viento.
Resultado de imagen de vejez

20 mayo 2019

Ángel Guinda




MORIR

Morir es no volver a estar
-a la misma hora-
en los mismos lugares,
con las mismas personas.
No aparecer, cada mañana,
como esa gran luz nueva
disuelta entre las cosas;
dejar interrumpidos los trabajos,
los viajes en punto muerto.
Ajenos a los mares y a los astros.
Morir es estar quietos, sordos,
ciegos, mudos, desaparecidos,
desconectados de todos y de todo,
de nosotros también;
no regresar a casa nunca más.
No emitir ya señales,
recibirlas tampoco.
Morir es no volver.

Resultado de imagen de día triste

Carmen Ariza






He sentido enredarse
tu deseo en la orilla de mi vientre
esparcido y vencido
al olor de tu mar,
y húmedas las sabanas
anudan mis tobillos a tu cintura
que mecen la marea
de olas con sabor a deseo y sal,

entreabiertos los labios
esperando tu hambre y tu sed
de beber y comer de mi sexo y mis pechos
los océanos infinitos del placer que juntos inventamos
para renacer...

humedeces cada rincón del desierto
de esta playa deshabitada
sin límites, ni fronteras
ancho
como ancho es el mar de todo aquello
que al amanecer soñamos...

penetra por cada orificio de esta playa desierta
que sin ti vive muerta,
y desata tu furia desde dentro hacia fuera
como las olas furiosas
que contra la rocas se estrellan,
renuévame las ganas y la vida..
adéntrate infinito, sacudiéndome, inundándome
cubriéndome,
hasta ahogarme con furia
en el delirio animal de tus besos
nuestro mar, la risa y el goce de ser uno
en la suma de dos almas gozosas de amar

y

pompas de espuma blanca
se derraman
mientras
yo,

me pongo de nuevo
a temblar.




17 mayo 2019

WISTAWA SZYMBORSKA.




EJEMPLO



La tormenta
arrancó anoche todas las hojas del árbol
menos una de ellas,
dejada
para que se columpiara sola en la rama desnuda.


En este ejemplo
la Violencia demuestra
que sí,

que en ocasiones le gusta bromear.

Resultado de imagen de hoja de arbol

Leopoldo María Panero






Más allá de donde
aún se esconde la vida, queda
un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.


16 mayo 2019

Miguel Ángel Cañada









Niñas de la guerra



Si fui niña,

no me acuerdo,

sé, que fui sombra

en la arena, fui coces

de bestias ciegas

manoseando mi cuerpo; hija del yugo

que separan mis piernas,

esclava del dolor

mudo de mi silencio.

Seré la madre de tus hijos ciegos

y la desidia mansa

omisa de los pueblos.

Seré camino sin senda,

eslabón sin cadena,

capricho del mundo

que mira hacia otro lado

su vergüenza ajena.

Mujer que llevas

el éxodo en tus venas,

dejaste de ser niña

antes, de que lo fueras.



José Agustín Goytisolo





La libertad es más que una palabra
la libertad es una chica alegre
la libertad es una parabellum o una flor
la libertad es tomarse el café donde uno quiere
la libertad es una perdiz herida
la libertad es negarse a morir en una cama de hospital
la libertad es real igual que un sueño
la libertad aparece y ya no está
la libertad hay que inventarla siempre
la libertad puede ser del esclavo y fallarle al señor
la libertad es gritar frente a la boca gris de los fusiles
es amar a quien te ama
la libertad es comer y repartir el pan
la libertad es no ocupar asiento en el festín de la ignominia
la libertad a veces es una simple línea fronteriza
la libertad es la vida o es la muerte
la libertad es la ira
la libertad se bebe y se respira
la libertad es cantar en tiempos de silencio
la libertad si quieres será tuya
pero solo por un momento
porque cuando la tengas
se escapará riendo entre tus manos
y tendrás que buscarla y perseguirla
por las calles, ciudades, praderas y desiertos
de todo el vasto mundo
porque se deja amar únicamente por amor por ganas
porque ella
es más hermosa que una pluma al viento.



15 mayo 2019

José Puerto Cuenca





DE PATIO A PATIO
                     

A veces no hay distancia
entre el patio de recreo y el camposanto
y se confunden y casi se acompasan,
llamando al juego, la campana del colegio,
tocando a muerto, la campana de la iglesia.
Desde el parto hasta el sepelio
hay mucha vida desmedida, pero a veces…
solo unos metros de tierra;
y entre la noche de amor y la noche del duelo
sólo un velo borroso por donde transcurre,
ajeno a la puerta de entrada y de salida,
el cortejo hipnótico, distraído de la existencia,
donde la vida y la muerte se duelen mutuamente.
Duele estar vivo en esta hiperestesia insensata,
duele la muerte siempre trenzada con la vida,
duele este instante inexorable y cierto,
fiel eslabón de cadena perpetua, duele
este más acá petrificado en sangre
al que apenas embalsaman de inocencia
los abismos de luz en las miradas sonrientes
y en las ocurrencias geniales de los niños.
La vida sabe muy bien su adónde y su porqué
aunque nosotros no alcancemos
a distinguir a veces en qué patio estamos.


Resultado de imagen de patio de recreo

Fabiola Rubio




Nos hicieron falta
meses, semanas, días...
Ni siquiera horas
para desdibujar la vida,
por lo menos, la mía.

Me sucediste,
y sigues haciéndolo
a cada segundo
aunque no estemos juntos
cada vez que me cruzo
con tu recuerdo.

Aunque con prudencia,
me gusta ver
cómo asomas tu corazón al mío.
Cómo vas desgranando
poco a poco tus miradas,
el stress, alguna que otra lágrima
y éste sabernos el uno del otro
cuando nos hablamos en silencio.

Gracias por abrazarme con
ese anhelo de hombre
y niño perdido.
Por resurgir(nos)
mostrándonos cual somos
sin límites, y sin sabotear
la sencillez en el cuerpo a cuerpo
aceptando que somos destino.


14 mayo 2019

Uberto Stabile








los que aman no hacen pie
agitan brazos como ramas

y son los primeros en hundirse
creen tocar el cielo
mientras el mundo alrededor
se hace inmune a su naufragio.
los que aman no saben decir adiós
mienten cada vez que se despiden
como la noche miente al día
pronuncian el deseo en cada gesto
temiendo que al doblar la esquina
el olvido les devore.
los que aman no calculan
viven empeñados en causas perdidas
las cuentas nunca cuadran
entre el debe y el haber se quedan solos
no hay ley que les salve ni condene
mueren cada vez que resucitan.
los que aman no hacen pie
se ahogan en su propio amor
felices sin saberlo
como gotas de eternidad.


Amalia Bautista








Al cabo, son muy pocas las palabras
que de verdad nos duelen, y muy pocas
las que consiguen alegrar el alma.
Y son también muy pocas las personas
que mueven nuestro corazón, y menos
aún las que lo mueven mucho tiempo.
Al cabo, son poquísimas las cosas
que de verdad importan en la vida:
poder querer a alguien, que nos quieran
y no morir después que nuestros hijos.


Rubén Lapuente Berriatúa




HORMIGAS





Se topan con mi mano.
Las extravío.
(Como si la vida no
les fuera ya dura.
Como si una vieja sotana
viniera ahora
a darme un pescozón
cada vez que no guardo
la fila de la vida)
Salen ligeras.
Entran con pinzados fardos
de jugosos fiambres.
Génesis gemela   
nuestra:
Cubil sin lucera y
batida diaria
por un bocado
que la campana del estómago
repica puntual al alba.
Retiro mi mano y
la fila se restablece.
Una,
deserta de la hilera.
Ahí, parada,
abstraída,
la sueño
como a una deslumbrada 
pastorcilla negra,
como si mi mundana
aparición fuese su
mágica llamada divina.
Pero no,
cabizbaja,
tozuda,
vuelve otra vez
al largo desfile…
todavía no me mira,
como yo
estrellas.



             

13 mayo 2019

Consuelo Jiménez



La imagen puede contener: Consuelo Jimenez, primer plano


























ME GUSTA TENERTE


Hoy me acordé de ti,
en la arruga del espejo,
en la palabra que está por llegar,
en la forma de mis manos,
en el peine que usabas,
en las patatas panaderas de mi plato.
Hoy me acordé de ti,
en silencio,
en el ahora,
en el ayer de mis versos,
sin prisa, livianos.
Hoy me acordé de ti,
en los ojos azules del universo,
yo sé que son los tuyos,
traducen mi camino.
Hoy me acordé de ti,
en la luz de la sombra,
junto al jazmín de un corazón tierno.
Así eras tú,
así sigues conmigo.