20 agosto 2017

Pedro Javier Martín Pedrós



RENACER


Corazones abiertos en
busca de sol,
pájaros pidiéndome sonrisas
que no llego a entender,
seres anónimos queriendo
abrazar mi pecho desnudo.
Cansado de tanto fingir
siento alegría al decirte
que fui testigo
del parto que anunciaste,
y volaron las fuerzas
de la tribulaciones,
se fueron las frases hechas,
y…
me visitó el
verbo ser.

Fanny Garbini Tellez





DOBLADA EN DOS




Quiero tocar el viento
desde el vértice erguido
donde posan las águilas.

Quiero tocar el viento
y el humo de la niebla.

Y pespuntear las nubes
con la pálida hebra
de los pensamientos finales.

Quiero tocar el viento
que apura a las golondrinas
hacia los aires azulados.

Y estirarme hasta la luz
detrás de los sollozos.

Doblada en dos,
quiero tocar el viento.
Debe tener la misma
suavidad de la muerte.

19 agosto 2017

Rosa Veiga Medero





CREMA DE POLÍTICOS


Ingrerdientes
Doscientos políticos
Dos docenas de banqueros
Veinte ministros
Díez kilos de sobres en b
Mil cuentas en lo paraísos fiscales
Todos los jefes de la patronal
Varias docenas de empresarios
Los Barnenas
Aceite y sal


ELABORACIÓN
EN UNA CAZUELA DERRETIDO A LOS MINISTROS,
e incorporamos a los banqueros, pochadolo a fuego lento.
Después incorporamos a los políticos y Añadiremos
Poco a poco a los jefes de la patronal.
Lo dejamos unas horas, cuando veamos que todo ha cogido color
Añadiremos los sobres en B, y las cuentas de los paraísos fiscales,
en este punto aumentaremos el calor durante cinco o seis horas.
Pasado ese tiempo limpiamos a los tesoreros y lo incorporamos hasta obtener
una crema suave, no olvidemos controlar los huesos ante de proceder
a batirlo, ya que buscamos una textura cremosa. Así que es conveniente
colarlos, y si veis un exceso de líquidos añadir más sobre en b y le añadiremos
la sal.

Esta crema es muy popular, especial en los comedores públicos, pues la más
solicitada... se sirve en caliente para limpiar el organismo.




18 agosto 2017

-Denizé Lauture-






Miles de balas
han atravesado
el pecho del pájaro.
Pero aún vuela,
vuela no con demasiada esperanza
¡Pero vuela...!
¡Quién sabe!
Algún día, en algún lugar del bosque
quizá aparezca un ser,
un ser inesperado
y llorará, llorará
sinceramente
sobre las heridas...




Brenda Lopez Soler




siempre he querido acercarme a tí
de mil maneras diferentes
una por cada mujer que soy
de tiempo y de historia
de agua y de árboles
desobediente animal de palabras
con las manos entregadas
como si fuera fácil llegar a lo imposible
destruyendo almenas
al ritmo sagrado de los caballos del viento
como si fuera fácil mirar el agua
las horas
las raices
como si fuera facil romperme
y no perder el único espacio
donde me duermen las glicinias.



17 agosto 2017

Ramón Llanes.



AMIGO MUNDO


Amigo mundo
te cambio tu fusil por estos versos,
te cambio tu almanaque de terror
por la ternura de cualquiera de mis besos,
te cambio tu metralla y tu valor
por una tarde de lluvia en la ventana de mi pueblo,
te cambio el malestar de tu misión
por la paz que se cuida en mi respeto.
Amigo mundo,
te cambio tus bombas de combate, tu camión,
tu uniforme, tu trinchera, tu bastón,
por la concordia cálida de mis credos,
te cambio todo el hambre de tu sinrazón
por un rato de música, por un silencio,
por una melodía en do menor
que cantamos todos aquí al estar contentos,
te cambio tu himno por mi canción
o tu escopeta de matar por mi cuaderno
donde escribo de mi y de los nuestros,
te cambio tu odio y tu aspecto de invasor
por la mejor historia de los hombres buenos,
te cambio tu discordia por mi pasión
y tus guerras te cambio por mi afecto,
te cambio las desigualdades, te cambio tu decisión
de proteger menos a los más honestos,
de descuidar tanto al corazón,
de fomentar la miseria, de desterrar lo cierto,
de consentir a capricho que el error
sea la bandera más insultante de este tiempo.
Amigo mundo,
te invito a un minuto de Paz y otro de amor
y si me aceptas, mi alma entera te la entrego
para que con ella cambies siempre de opinión
y contigo todas las esperanzas alcancemos
y  esta utopía posible tendrá el color
del sentido más humano de todo nuestro universo.





María José Collado











RESCATE


Pasaron siendo humo
por la pantalla de los días,
fueron cabos sueltos
de una mochila al hombro.
Apenas un rescate de gestos,
la pálida luz de una mirada,
un guante en la mesa de un café
o la ceniza muerta en un brasero.
Sigo la estela de los cisnes
en esa hora transparente,
cuando recorren en silencio
El lago azul de la memoria.



Del libro: TAPIZ DE AGUA

16 agosto 2017

Ángel Guinda




La mirada


Lo mismo que una llave abría el aire
a los misterios de la transparencia.

Me convocaba igual que una ventana
o una cita del cielo con el mar.

Podía haber vivido en su fulgor
o esperar a morir como un naufragio.

Porque aquella mirada no era de unos ojos
y aquellos ojos no eran de ningún mundo.



(de Caja de lava)



Itziar Mínguez Arnáiz








ANTINANA




No le gustan las nanas
porque se queda dormida
y lo que a ella le gusta
en realidad
es
soñar
despierta




(De "Pura coincidencia"- Itziar Mínguez Arnáiz Ed. Point de Lunettes)
*
Dormidos o despiertos, felices sueños...





15 agosto 2017

Uberto Stabile,





Y AHORA DIME QUE ME AMAS

Te dejaré sola en casa
Fregarás por mí los platos






Amaré por ti a otras
Te arrancaré una costilla
Construiré el mundo en seis días
Te sacaré de paseo los domingos
Tendrás derecho a votar
Alquilarás vídeos
Dormirás sola
Te preguntarás por mí
Sabrás llorar cuando te perdone
Y también cuando te olvide
…y ahora
dime que me amas

(de Los días contados, Ed. Diarios de Helena, Elche, 2000)

Natalia Guerra.








Vuelvo a tragar hoy
Lágrimas amargas
Vuelvo a odiar
El aire que nos separa
Vuelvo a escribir

En una gota de agua.
Vuelvo a encontrarme
Un poco perdida
A veces desesperada
Que el mundo se pare
Que quiero bajarme
En la próxima parada.
Un "hasta luego"
Con una triste sonrisa
Una despedida sin prisas
Un te quiero
Que te acompaña
Que se lleva el viento
Cada fin de semana
Que no te tengo.

14 agosto 2017

Felipe Zapico





Tres Poemas de Balances Parciales- Felipe Zapico


La noche inmensa
testifica
olor de mujeres frondosas
ausentes
intactas en mi alma vacía
y si declino la caricia
robada
olvidando las por mi pedidas
establezco el punto de unión
entre mi locura
y mi mente podrida.


Una mañana fui dios
caústico
abrupto
desperdigando
a la noche.
Tentado por tu cuerpo grosero
encontré la perdición
la recta final
del caos controlado.



Es ahora cuando el deseo
es inocuo,
la churrería empieza a oler
a frito,
los mariquitas corren presurosos
a casa de su madre
y las niñas desvirgadas
se enamoran
de una polla envenenada
y la luna imperceptible
no testifica
sino
la presencia de esos viejos
cogidos de la mano.

Alicia Calero Cervera





Espera



El sol se pone.
Las nubes se tiñen de colores.

Una brisa acaricia mi piel
y un majestuoso monasterio
me protege
mientras espero ansiosa
las deseadas confidencias atrasadas.


13 agosto 2017

Ana García Briones









Rafael Alberti



Marinero en tierra
tu silencio huele a brisa
sin contaminar.
Presagio en el horizonte
versos cercanos y amigos
donde la melancolía acaricia
música de caracolas
llenas de recuerdos .
Tu poesía solidaria,
tus sueños,
dejan huellas
en alamedas de arena y sal.
Más allá
del horizonte
un infinito cargado de besos,
de azules,
desplaza las nostalgias
donde los recuerdos del exilio
se hacen poesía,
sol y mar.


De : Anida en mi ser



Andres Carlos Méndez Perez








Hoy de nuevo la soledad abre la puerta,
sin dar opción
a preguntar quien es.

Se ha vuelto a sentar
frente a mi,
desafiante,
orgullosa y enérgica.

Me mira…
parece deseosa de revivir
viejas cruzadas
que un día dejamos atrás juntos,
dispuesta a usar las llaves
que abren las celdas
de los recuerdos,
de hacer palanca sobre miradas
ya cerradas,
de romper muros
tras los que dejé
anhelos de caricias perdidas.

12 agosto 2017

Marwan










Propuesta para reducir la ansiedad

¿ Y si en lugar de querernos tanto
probamos a querernos bien?

Maria Teresa Horta





MORIR DE AMOR

Morir de amor
al pie de tu boca

Desfallecer
la piel
de sonrisas

Sofocar
de placer
con tu cuerpo

Cambiar todo por ti
si fuera preciso



Besando un beso, fotografía de Leila Amat




Pablo Mora




Para qué la poesía


Para sacar la flor de las cenizas


Le preguntaron a Borges: ¿para qué sirve la poesía? Y él respondió: “¿y para qué sirven los amaneceres?” A Ernesto Mejía Sánchez preguntó Jorge Bustamante sobre la utilidad de la poesía, y él a su vez respondió: "La poesía no sirve para ganarse la vida, sirve para ganarse el alma.” Por su parte, Ludwig Zeller, le respondió: “Siempre he creído que la poesía -no sólo en las palabras- es la que da sentido a la vida. Que ella tenga una resonancia en lo inmediato o no, no tiene importancia. Yo creo que es una forma de iluminación con que los seres podemos sobrellevar lo cotidiano, acercarnos a la magia, al mundo paralelo de los sueños. ¿Qué más se puede pedir?” A pesar de que para Kepa Murua “la poesía huye hacia la nada sin sentido ni conciencia alguna”, Jaime Sabines afirmó poéticamente: “La poesía sirve para sacar la flor de las cenizas.”


Itziar Mínguez Arnáiz,






Posas por primera vez el pie
En este suelo

Sientes que regresas

Regresas
A un tiempo
Que desconoces
Del que oíste hablar
Cuando no te interesaban
Las palabras

Ahora que ya es tarde
Te arrepientes
De haber dejado que las palabras
Huyeran de la red
De tus preguntas
Igual que las mariposas huyen
Del alfiler
Que las hace eternas

(Luz en Ruinas – Visor, 2007) 

11 agosto 2017

Alicia Calero Cervera




En la soledad,
las sábanas mantienen tu perfume.
El olor de tu recuerdo
impregnado está en mi retina
y el tacto de tu piel 
en mis labios.


Luis García Montero




Imaginar los sitios posibles donde estabas


Imaginar los sitios posibles donde estabas,
verte llegar sin noche a La Tertulia,
reconocer tu voz apresurada
al contar una anécdota


o preguntar por mí,
saber que nos mirábamos antes de conocernos,
son capítulos largos de mi vida.
Supongo que también te dejarán a ti
este mismo vacío,
esta impaciencia por estar sin nadie
mientras se nos olvida
todo el calor que duele de olvidado.
El naufragio es un don afín al hombre.
Después de que sucede
suelen tener las huellas
esa incomodidad que tienen las mentiras,
el recuerdo es un dogma,
la soledad el pecho que tú me acariciaste.
Pero cambiando de conversación
el tiempo -buen amigo
que deforma el pasado como el amor a un cuerpo-
hará que cada día no parezca un disparo,
que volvamos a vernos una tarde cualquiera,
en un rincón del año y sin sentir
demasiada impotencia.
Será seguramente
como volver a estar,
como vivir de nuevo en una edad difícil
o emborracharnos juntos
para pasar a solas la resaca.
Igual que quemaduras debajo de los dedos,
en un segundo plano
seguiremos presentes y esperando
ese momento exacto del náufrago en la orilla,
cuando al salir del mar
me escribas en la arena:
«Sé que el amor existe,
pero no sé dónde lo aprendí». 

10 agosto 2017

Elena Barrio





ACABAR CON TODO ESTO

No sé si quiero renunciar
                                   a mi dentadura
                                   a mis huesos fuertes
                                   a mi cabellera brillante
                                   a las pocas dioptrías negativas que me quedan
                                   a la piel firme y entera de mi estómago.

No sé si quiero perder el dominio sobre mi vejiga y
                                   tener que andar todo el día comprimiendo unas bolas
                                   chinas en mi interior para evitar el pañal para adultos.

No sé si quiero renunciar
                                   a mi silencio
                                   a mi alimentación improvisada
                                   a las noches en vela por un libro demasiado interesante
                                   a mi habitación limpia, con olor a lavanda,
                                   a mi sueño en fin de semana, profundamente invernal.

No sé si quiero vivir a través de alguien,
cuando mi vida me basta bien.
No sé si soy tan generosa.
No. Diría que no lo soy.
No aún, por lo menos.

Quizás no sea mamá.
Quizás borre del horizonte “lo mejor que me puede pasar en la vida”.
Quizás no traiga a nadie nuevo a este lugar extraño para que también,
si me sale mujer,
tenga que plantearse todo esto.

Fotografía de Olga Anna Markowska

Pedro Salinas





¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!

Lo dejaría todo,
todo lo tiraría;
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú que no eres mi amor,
¡si me llamaras!

Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
-¡si me llamaras, sí; si me llamaras!-
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.
Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: "No te vayas."



Antonio de Padua Díaz,





Sentado en mi cama
de la habitación número once
por la doble ventana
miré la casa rosa y blanca
de todos los días posiblemente
del siglo dieciocho.

Me puse la camisa y se hizo un espléndido
silencio ni tranvías ni voces
ningún sonido. Entonces
vi volar palomes grises
que tampoco hicieron ruido



y sentí un momento,
aún así en calzoncillos,
la paz como sería.



Praga, agosto de 1.990
Foto de Jordi Gaya-Gallofré

09 agosto 2017

Aurelio Gonzalez Ovies,




Miraremos atrás


y cuando estemos a la altura


del recuerdo,


habrá gaviotas planeando


el mar donde fuimos como un niño


de arena;


habrá un pueblo descrito con cal viva


y un camino hacia el verano.Diremos adiós


y empezará el atardecer a respirar


en los jazmines.

Luisa Gómez Borrell











MI VIEJO EQUIPAJE



Maquillado de azules que gritan libertad,
me observa el mar desde su distancia.
Su horizonte abre sus brazos a la vida, a la humanidad,
y me abraza con sus silencios despiertos que arrancan
la última partícula de mi tristeza.


Si pudiera fundir mi sonrisa en sus aguas diáfanas.
Si pudiera comer de su magia sintiendo su cálido susurro.
Paseo por su orilla y respiro su hechizo que me envuelve,
y que me late, despertando en mí esa niña que dormía.
Me descalzo de mis miedos, de mis penas.. de inquietudes...
y entró en él, fundiéndome en su rayo de paz...de quietud,
promoviendo la armonía de mi entorno.
Como cristal vibro en sus aguas, diluyendo emociones.
Dejo escapar mis pupilas hacia su cielo de zafiros.
Y, mientras se disuelven mis cargas de obsesiones,
me permito soltar mi viejo equipaje.



Laura Villanueva Guerrero





Si alguna vez el fuego


Si alguna vez el fuego
vuelve a ser
una gota que te pronuncia,
un amor de huesos
debajo de la piel y de los músculos,
un suspiro herido
en el hall de un rascacielos,
una verdad de tierra
atragantada en el esófago,
una canción que desaparece
en la fractura del crepúsculo...

Si alguna vez te busco, amor,
déjame seguir siendo mariposa impar
en la soledad de mi mundo.