31 enero 2009

Poema de Luis Cernuda

Deseo


Por el campo tranquilo de septiembre,

del álamo amarillo alguna hoja,

como una estrella rota,

girando al suelo viene.


Si así el alma inconsciente,

Señor de las estrellas y las hojas,

fuese, encendida sombra,

de la vida a la muerte.

Foto de Elena Grünstein


30 enero 2009

Poema de Álvaro Fierro



Bio-biografía





Madrid, 1965. Premio Rafael Morales de 1993 y accésit Adonáis de 1999. Libros publicados: Con esa misma espalda (1994, Col. Melibea, Ayto. Talavera de la Reina), Tan callando (2000, Rialp). Autor del libro de cuentos El peso de los sueños (2005, March Editores). En prensa tiene los libros Insubordinación de la hermosura y Libro del rey Aniel.





Es cofundador de la página cultural por Internet http://www.aqueloo.org/, en la que escribe la sección de poesía


La carne sobre la hierba.

NOCTURNO

ENTRE LAS páginas

y páginas
en blanco

de mi silencio

encuentro la palabra

que yo decía por las noches
cuando los ojos ya

se me cerraban,

cuando la noche joven era

todavía

como un reinado incierto.

Palabraque pasabas

de puntillas

por esa zona tartamuda

que hay entre los recuerdos

y el olvido,

frágil palabra

que entre milabios

quietos
desanudó tu nombre.
Foto de anna serrat

FRASE DEL DIA



Vivimos en una época peligrosa. El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho

antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo.

Albert Schweitzer





Foto de Guadamia


Servicio cortesía de Proverbia.net

29 enero 2009

POR FAVOR, DIFUNDIR. NO ES UN BULO.




Marta del Castillo Casanueva, la menor desaparecida desde el pasado sabado por la noche

Asunto:

Os ruego encarecidamente difundáis este correo entre todos


vuestros contactos


No dudéis en poneros en contacto con la policía si tenéis algún

dato de su paradero


o cualquier indicio que pueda ayudar a su localización.

Poema de Ramon López Velarde

Biografía




Pocos paralelos a Ramón López Velarde pueden encontrarse en la historia de nuestra literatura, no sólo por su genio y la calidad de su lenguaje, sino porque a él se debe, en mucho, el cierre del modernismo y la fundación de nuestra poesía contemporánea. Fue un hombre de su tiempo, que recibió numerosas influencias literarias asumidas y no.

Nacido en Jerez de la Frontera, Zacatecas, en el mismo año en que Rubén Darío publicó su revista Azul, López Velarde empezó a escribir cuando ingresó en el Seminario Conciliar de Zacatecas en el año de 1900. Después fue a estudiar al Seminario de Santa María de Guadalupe en Aguascalientes y posteriormente al Instituto de Ciencias de la misma ciudad.

En 1908 ingresó al Instituto de Científico y Literario de San Luis Potosí y colaboró en periódicos y revistas de provincia. Aunque conoció a Francisco I. Madero en 1910 y le simpatizó el movimiento revolucionario, no fue seguidor de esta causa.

En 1911 recibió el título de abogado y ejerció su profesión como juez en El Venado, San Luis Potosí, en 1912 va a la Ciudad de México y al año siguiente vuelve a San Luis Potosí. Inconforme con su suerte o, tal vez impedido por la tormenta revolucionaria, se traslada definitivamente a la capital en 1914.

En periódicos y revistas de la Ciudad de México publica con regularidad ensayos, poemas, periodismo político, ensayos breves y crónicas, y aquí, como diría José Luis Martínez, "cumple el destino oscuro de los pretendientes sin título en la corte": ocupa modestos puestos burocráticos y docentes, entabla rápidas y efusivas amistades entre el mundillo periodístico y bohemio y se inicia con arrojo, pero también con timidez y freno religioso al erotismo al que puede acceder.

En 1916 aparece su primer libro, editado por Revista de Revistas, consagrado " a los espíritus de Gutiérrez Nájera y Othón" . Se titula La Sangre devota y título y contenido, delatan su nostalgia por la provincia, el fervor de su pureza y la figura de la musa de sus primeros versos, la mítica Fuensanta. Este amor primero, se llamó en realidad Josefa de los Ríos, era también oriunda de Jerez, ocho años mayor que el poeta, murió en 1917 y seguramente no tuvo una relación, más que platónica, con el joven López Velarde.

En 1916 inició una relación sentimental con Margarita Quijano, maestra culta y hermosa, diez años mayor que él y que fue breve, ya que ella la terminó por "mandato divino".

En su segundo libro, Zozobra, de 1919 pueden advertirse ya las marcas, las "flores de pecado", como el las llama, resultantes de haber vivido en la ciudad. En ese momento tiene 31 años y continúa soltero.

En este año, un amigo de la escuela de Leyes de San Luis Potosí, Manuel Aguirre Berlanga, secretario de Gobernación lo lleva a trabajar a su lado. En mayo del año siguiente, 1920, la rebelión obregonista hace huir al gobierno y el presidente Carranza es asesinado en Tlaxacalaltongo el 21 de mayo. El poeta pierde su trabajo y decide no colaborar más con el gobierno, sin embargo, en 1921, cerca del aniversario de la Independencia escribe uno de sus trabajos más conocidos: La Suave Patria

Este fracaso, aunado a lo que él sobrellevó también como un fracaso sentimental, acabaron con su ánimo: un año más tarde, en 1921, muere en la madrugada del 19 de junio asfixiado por la neumonía y la pleuresía, en una casa de apartamentos de la Avenida Alvaro Obregón, entonces Avenida Jalisco. Lo habían matado, dice José Luis Martínez, "dos de esas fuerzas malignas de las ciudades que tanto temiera: el vaticinio de una gitana que le anunció la muerte por asfixia y un paseo nocturno, después del teatro y la cena, en que pretendió oponerse al frío del valle, sin abrigo, porque quería seguir hablando de Montaigne".

Las poesías que dejó a su muerte fueron reunidas en el libro Son del corazón y su prosa, que incluye comentarios líricos, retratos literarios, críticas, recuerdos de provincia, temas del momento, etc. fueron reunidos Enrique Fernández Ledesma en El minutero.








Doy a los cuatro vientos los loores


de tus dedos de clásica finura


que preparan el pan sin levadura


para el banquete de nuestros amores.


Saben de las domésticas labores


lucen en el mantel su compostura


y apartan, de la verde, la madura


producción de los meses frutidores.


Para gloria de Dios en homenaje


a tu excelencia, mi soneto adorna


de tus manos preclaras el linaje.


Y el soneto dichoso, en las esbeltas


falanges de mis índices se torna


una sortija de catorce vueltas.
Foto de Juan Lopez Ortiz

Poema de José Martí



EN UNA CASA DE AMORES



En una casa de amores


Está enfermo un alelí;


Luisa, te mando esas flores


Para que rueguen por tí.
FOTO DE ANTONIO DÍAZ

Poema de Joan Margarit


POEMA PARA UN FRISO




Era un dibujo en un papel tan fino


que se lo llevó el viento.


Desde la alta ventana hasta muy lejos,


calles, el mar, el tiempo


que nunca volveré a recuperar.


Lo he buscado en las playas, en invierno,


cuando más pena dan los dibujos perdidos.


Por todos los caminos de los vientos.


Era el dibujo a lápiz de una chica.


Dios, cómo lo he buscado.







Foto de Diego González Sanz

Beni Paredes Rivas





La madrugada quieta , me trajo hasta tu puerta

y tu cercanía lejana es reveladora,

es como

si al fin amaneciera en mis ojos,

todo tan claro, las verdades, el frío que se torna

en calor, los cuerpos semidesnudos, las almas vestidas


tu rostro en mi pecho, un suspiro de mi boca

y tu pelo en mis manos. . .

Esta alegría melancólica que ocupa todo

el espacio de mi ser me puede durar toda la vida

esa certeza de que más nunca se ira tu recuerdo

ni tu ternura, en instante y para siempre guardado

en mi alma.

Foto de Diego González Sanz


28 enero 2009

pitingo yesterday souleria

Poema de Angela Ramos. del libro" Amores de Asalto "



OtrA


me haces desaperecer

cuando me besas


me absorbes completa

y te tragas mi cuerpo

y sus latidos


me haces disolver

cuando me miras,

me reduces y logras

quebrantar mis defensas


y entonces soy otra

perdida en tus tinieblas

Waclaw Wantuch Erotic Photos


Exaltación del amor fisico en el arte

27 enero 2009

poema de Antonio de Padua Díaz del libro " Cuaderno de un extraño "




Un paso atrás para tomar de nuevo

el aliento de ser hombres sin fiereza,

capaces de olvidar la inquina

que nos ciega en cada sol.

Asombrarnos ante nosotros,

desde nuestras miserias

humanamente renacidos,

forjados al fin en paz.


Foto de Sebas Candelas

PARA QUE LA POESIA. Pablo Mora



Pablo Moramoraleja@telcel.net.veProfesor Titular, Jubilado, UNETSan Cristóbal, Táchira, Venezuela




Para mantener abierta la palabra
Para reinar sobre la muerte
Para revivir cada día

Para sentir junto con los otros
Para sacar la flor de las cenizas
Para vigilar mientras todos duermen
Para que le sirvan
Para apuntalar el sueño
Para servirse
Para alimento espiritual
Para unir lo posible con lo imposible
Para salvar del diario morir
Para hacer más vivo el vivir
Para la Poesía y la Verdad
Para la vida
Para transformar la vida
Para limpiar cuando el poder corrompe
Para cambiar la vida
Para alentar todas las otras formas
Para la fidelidad al relámpago
Para la memoria de los pueblos
Para la salvación del hombre
Para el asombro antiguo
Para un no sé qué
Para descubrir los secretos del mundo
Para llevar el infinito a cuestas
Para salir a la percepción de la mirada
Para alumbrar la maravilla
Para todos y por todos
Para despertar a latigazos el silencio
Para defender el milagro de la vida
Para amar a los otros

Para llevar el infinito a cuestas


“La poesía es la soledad de un Dios sin reposo. Es el árbol que se amotina en el bosque en busca de perspectiva. Es el rompeolas de los mares enfurecidos. Es una enfermedad que no mata pero no deja vivir a quien la sirve. La poesía jamás presenta excusas porque carece de aciertos y de errores. Es una lágrima que de alguna manera origina al mar.

La poesía es la desviación de los vientos y el acierto de las dudas. Anda por cualquier parte convencida de haber llegado a la tierra prometida, a sabiendas de su fabulada inexistencia. Le gusta viajar por los caminos sin dioses y sin voces que la obliguen a ningún itinerario.

La poesía carece de antes y de después. No encaja en ningún prólogo ni en epílogo alguno. La poesía es el ansiado encuentro consigo mismo que jamás se logra. La poesía es la bala en acción, una plomada que cae, se adentra en el cerebro y envenena con sus fuerzas gravitales a la razón.
La poesía es asunto diferente. Muchos la intentan y pocos la logran. La hieren, la perturban, la simulan, la engañan, la venden... ¡ah!, cómo la someten a las condiciones del mercado, cómo la dilapidan y convierten en su propia caricatura. La poesía es el océano retador: poquísimos lo

atraviesan y muchísimos apenas llegan a mojarse en sus orillas.


La verdad y la belleza asedian a la poesía en busca de la eternidad. Pero toda verdad es efímera y siempre está en tránsito de convertirse en equívoco y a cada instante se muere. La belleza se formaliza, se desgasta, aburre y se hace moda y también perece. La poesía y el azar mutualizan sus aciertos en medio de desesperados encuentros y ambos salen preñados de perennidad. En consecuencia la poesía no muere: nace.

La poesía es la máxima candela. Penetra y atormenta a las almas de sus devotos. Santifica la locura de quienes luchan y agonizan en sus retadores compromisos. Ilustra la sabiduría que se alcanza siguiendo los cánones del silencio. A cuestas lleva el infinito, al que suele adornar con victorias y derrotas, sin importarle el lauro o la condena. La poesía derrocha desnudez y la oscuridad, por mucho que quiera, no podrá cubrir sus formas. Es una piedra inconclusa, donde, confluye toda al paso de los ríos de la aurora.” ( Extractos de: Barrios, Jesús Enrique: “De poesías y poetas”).
Foto de franses

POEMA DE VICENTE ALEIXANDRE

DESIERTO




Lumen, lumen. Me llega cuando nacen


luces o sombras, revelación. Viva.


Ese camino, esa ilusión es neta.


Presión que sueña que la muerte miente.


Muerte, oh vida, te adoro por espanto,


porque existes en forma de culata.


Donde no se respira. El frío sueña


con estampido - eternidad. La vida


es un instante


justo para decir María. Silencio.


Una blancura, un rojo que no nace,


ese roce de besos bajo el agua.


Una orilla impasible donde rompen


cuerpo u ondas, mares, o la frente.
Foto de Mª Teresa Pascual

26 enero 2009

Poema de Marcos Ana



Sobre tu arena

¿Dónde tu luz, tus hondas primaveras,

y aquel alba de almendros impulsores?

Que hoy liba hiel la abeja entre tus flores

y amarguras de invierno en las meleras

Panes de sal cosechas en tus eras

- sustento de tu herida -

y ruiseñores

mancos de vuelo y tuertos de clamores

por internas y mudas sementeras


!Que tristeza de yermo este barbecho,

esta tierra del alma encadenada

sin yuntero cantor!

Sobre tu arena

quema un árbol de hielo recién hecho,

raíz de tu dolor, sombra de nada,

estatura del llanto y de la pena.
Foto de Adrianc

Siente mi amor

Recibo de una buena amiga este correo que comparto.


Poema de Angel González

CUMPLEAÑOS




Yo lo noto: cómo me voy volviendo


menos cierto, confuso,


disolviéndome en el aire


cotidiano, burdo


jirón de mí, deshilachado






y roto por los puños


Yo comprendo: he vivido


un año más, y eso es muy duro.


¡Mover el corazón todos los días


casi cien veces por minuto!


Para vivir un año es necesario


morirse muchas veces mucho.



Foto de Angie j.j

Poema de LUPE GARCIA ARAYA. Copyright © Del libro " Síntesis del alma "



Ya no te busco,

es inútil enredarse en tus labios.

Soy como una amapola azul y melancólica

que añora el polvo del verano.

Las despedidas nocturnas de la luna

son como sombras agrietadas de color

que caen temblorosas a punto de estallar.

A veces rozan y hacen daño,

pero se pierden como figuras en el fuego.


Oloroso me llega tu recuerdo

como manojo de flores,

y anochece sin ti.

Sin ti he descubierto una soledad serena

presagiando muertes de seres extraños.

Fue como caer desnuda en el vacío

y de pronto resurgir al infinito de los besos.


Fue como dibujar miles de estrellas vagando por el universo.


Fue como querer a inquietas palomas que alzasen el vuelo

y desaparecer entre telarañas de rincones inertes.
Foto de Roberto Heredia.

Ernesto Cardenal en vivo

25 enero 2009

Poema de Belén Reyes



Biografía






Segun dicen mis padres (yo no me acuerdo) nací en Madrid en 1964, y después me dio por escribir para denunciar la vida.


LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE MERCURIO

A Amparitxu, a Gabriel.

Yo sé que es vida esto que se mueve

entre estas venas rotas y cansadas.

No hay célula que tienda a resistirse.

No quiero ser inmune a nadie, a nada.

Yo sé, porque me duele cuando escribo,

que Amparitxu se acuerda de Celaya.

La poesía es un arma cargada de mercurio,

a casi todo el mundo se le escapa.

Y no sé por qué insisto en estos tiempos,

se nos van los poetas en silencio,

y luego el homenaje-navajada.

Hago trenzas de versos, me despeino.

Cuando se hace un milagro hay que dar caña.

Yo sé que es vida esto que se mueve

entre estas venas rotas y cansadas.

La poesía es un arma cargada de mercurio,

—hay una minoría que la atrapa—.

Los demás que se apañen con la nómina,

con el vídeo, la coca, o la esperanza.
Foto de Marce de las Muelas

Poema de Maria Gomez Martinez



No necesitaron nunca

intercambiar curriculums

de fracasos por amantes.

Ni se exigieron la prueba del sida

para follar sin condón.


Ni siquiera fue necesario

dejar constancia de haber leído

a Bukowsky ni conocer a Buñuel

para escribir poemas con las manos,

como se comen las sardinas.

Y las uvas.
Foto de Joan Castelló

Poema de María Magdalena Gabetta



Coplas de la Miradas



He visto como me miras,



cuando vengo y cuando voy,



y me zarandeo orgullosa



de lo sabrosona que estoy.



Hoy te miro, tú me miras


y mañana nos veremos,


jugando con pies y manos,


en el zaguán estaremos.




Que miras y que remiras,


tu mirada me provoca,


¡Ay hombre no mires tanto,


revienta a besos mi boca!.




Me dices que yo te miro,


¡y cómo no he de mirarte!


si desde que yo te he visto,


no hago más que desearte.




A ver si ya terminamos,


con suspiros y miradas,


que estos ires y venires


me tienen alborotada.




Por eso te estoy diciendo,


no le temas al apronte,


deja ya de mirar tanto,


vayamos juntos pa'el monte.

24 enero 2009

Poema de Rafael Alberti




... Y ya estarán los esteros

rezumando azul de mar.

¡Dejadme ser, salineros,

granito del salinar!

¡Qué bien, a la madrugada,

correr en las vagonetas,

llenas de nieve salada,

hacia las blancas casetas!

¡Dejo de ser marinero,

madre, por ser salinero!

*


Si mi voz muriera en tierra,

llevadla al nivel del mar

y nombradla capitana

de un blanco bajel de guerra.

¡Oh mi voz condecorada

con la insignia marinera:

sobre el corazón un ancla

y sobre el ancla una estrella

y sobre la estrella el viento

y sobre el viento la vela!

Foto de Ligia Clelia Silveira Pennacchio Jerez

Il Divo: Hallelujah.

23 enero 2009

Poema de Julia Isasi Martínez



POEMA INVERTIDO DE INVERNO

Abandonado,

esperando, quieto,

mecido a soplidos raudos,

posado en el filo de un rayo

dejó Dios trinando un pájaro verde.

Apartándose del camino soleado

Decidió éste invierno volarse.


La nada hoy,

de nubes blancas y aisladas, colorean

desnudas las ramas de los árboles

en ese azul estático

que tiene el frío de la tarde.
Foto de Maria Calvo

Poema de Jose Hierro





Reseña biográfica

Poeta español nacido en Madrid en 1922.

Es uno de los poetas de la «Generación del medio siglo» cuya poesía contiene rasgos sociales basados en su experiencia como «Niño de la guerra». Está considerado como uno de los grandes poetas contemporáneos de habla hispana. Su obra abarca temas sociales y de compromiso con el hombre, el paso del tiempo y el recuerdo, como puede observarse en su bello «Cuaderno de Nueva York» y «Alegría», dos de sus publicaciones más importantes.

Durante la guerra civil se dedicó a actividades clandestinas que motivaron su encarcelamiento en 1939. Después de ser liberado en 1942, se desempeñó en diversos oficios durante varios años, hasta radicarse en Madrid, donde inició entonces una larga carrera como escritor, jalonada por numerosos premios y distinciones entre los que se destacan:

Premio Adonais 1947, Premio Nacional de Literatura 1953, Premio Nacional de la Crítica 1957, Premio March de Poesía 1959, Premio Príncipe de Asturias 1981, Premio Nacional de las Letras Españolas 1990, Premio Reina Sofía 1995, Premio Europeo de Literatura Aristeión 1999, Premio Cervantes de las Letras 1999, Doctor Honoris Causa de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo 1995, Miembro de la Real Academia de la Lengua desde 1999. En 2002 fue nombrado doctor "Honoris causa" por la Universidad de Turín. En 2002 el Ayuntamiento de Madrid le concedió la Medalla de Oro de la ciudad.
Falleció en diciembre 21 de 2002. ©




DON ANTONIO MACHADO TACHA EN SU AGENDA UN NÚMERO DE TELÉFONO




Borra de tu memoria


este número de teléfono.


2-6-8-1-4-5-6.


Táchalo en tu agenda.


Si ahora marcaras este número que no puede escucharte,


nadie respondería. Este número sordomudo:


2-6-8-1-4-5-6.


Borra, olvídalo, tacha este número muerto:


es uno más, aunque fue único.
Las hojas de tu agenda tienen más tachaduras


que números y nombres.


Ya quedan menos a los que llamar;


apenas quedan números y nombres que te hablen


o que te escuchen: 2-6-8-1-4-5-6.


Haz todo lo que puedas para que se disuelva en tu memoria:


destrúyelo, trastuécalo:


8-6-2-4-1-5-4,


rómpele el ritmo que le correspondía:


4-5-2-6-1-8-4,


ya no lo necesitas,


no necesitas esos números, esos nombres o sombras.


2-6-8-1-4-5-6:


«¿Está Leonor?»


Y suponiendo que alguien te responda,


será otra voz la que responderá.


Baraja el número, confúndelo, desordénalo.


Así: 1-4-2-5-6-8.


«¿Está Guiomar?»


Baraja números y nombres, barájalos,


sobre todo los nombres:


«¿Está Guionor?» «¿Está Leomar?»


Silencio.


Olvida, tacha, borra, desvanece


esos nombres y números,


no intentes modelar la niebla.


resígnate a que el viento la disperse.


¡Colinas plateadas...!

22 enero 2009

Poema de Pedro Javier Martín Pedrós del libro " Trozos de vida "



Escena callejera





Acaba de producirse algo asi

de sencillo como:

la puesta en marcha de una bicicleta,

el primer paso de un anciano,

la unión de cuerdas y

manos de una existencia,

la rotura de unas letras

rociadas de alcihol

y la mirada amorosa de dos perros.
Foto de A. Hernández

Fotos antiguas de Huelva.


Poema de Margaret Atwood




SIN NOMBRE

Una pesadilla te asalta con frecuencia:

llega un hombre herido, por la noche,

a tu casa

-sitúas el agujero en el pecho, a la izquierda...

Su sangre al brotar mancha

tu puerta, al apoyarse,

casi desvaneciéndose...

Quiere que le dejes entrar.

Es como el alma de un amante

muerto y resucitado

hambriento aún

sólo que no está muerto. Y aunque el vello en tus brazos

se eriza y un aire frío

que de él proviene

cruza tu umbral,

no has visto a nadie más vivo que él

cuando te toca, apenas roza tu mano

con la izquierda suya, su mano limpia,

y un "por favor" susurra,

en cualquier idioma...

Tú no eres médico ni nada parecido.

Has llevado una vida normal,

lo que un observador llamaría "sin tacha".

Detrás, en la mesa,

hay un cuenco con fruta,

una silla, un cuchillo,

un plato con pan...

Es primavera, y el viento de la noche

huele, húmedo, a marga removida

y a flores tempranas.

La luna irradia su belleza

que como belleza ves al fin,

tan cálida y ofreciéndolo todo....

Sólo hay que tomarlo.

Oyes ladrar perros distantes.

La puerta está entreabierta

o entrecerrada:

así permanece y tú no puedes despertar.

Foto de Walker Evans,

Poema de Amparo Peris



Bio-bibliografía


Amparo Peris, nacida en Valencia, ha cursado estudios universitarios en La Complutense de Madrid. Colabora con algunos medios de comunicación, prensa y radio. Es poeta, novelista, y escritora de artículos periodísticos.

Su obra más reciente (2004) novela de intriga, un thriller de título: “Café Piano”. Es autora de amplia obra poética, iniciada en 1995 con “Sensaciones”, “13 notas de ébano y marfil”(2004) y continuada con varias antologías, y finalista de los Premios de La Crítica en el año 2000, con “Maquillaje de Noche”, así como un libro de relatos “Espejismo” (1998), y un libro de género epistolar “Cartas desde el andén”.



OLAS vienen y van


En las olas se mece un sueño

No temas, el salón está lleno de rumores

De recuerdos dulces y voluptuosos

A veces tu insinuante mirada me atrapa

Murmuras en mi oído y tu voz me ensordece

Me hace volver de nuevo y entonces

Puedo soñar


Se abre mi boca y tus labios me rozan

Sucumbo ante el hechizo que me ofrece

Aquel cuadro de colores de mar

Porque tú te sumerges en las olas

Que levanta el viento

Que entra por la rendija

De esa ventana


No temas porque yo te escribiré

Siempre al compás de las olas.


(SENSACIONES, Instituto de Estudios Modernistas, 1995)



Foto de María Valcárcel

POEMA DE GIOCONDA BELLI





Nueva tesis feminista¿Cómo decirte
hombre
que no te necesito?
No puedo cantar a la liberación femenina
si no te canto
y te invito a descubrir liberaciones conmigo.
No me gusta la gente que se engaña
diciendo que el amor no es necesario
-"témeles, yo le tiemblo"

Hay tanto nuevo que aprender,
hermosos cavernícolas que rescatar,
nuevas maneras de amar que aun no hemos inventado.
A nombre propio declaro
que me gusta saberme mujer
frente a un hombre que se sabe hombre,
que sé de ciencia cierta
que el amor
es mejor que las multi-vitaminas,
que la pareja humana
es el principio inevitable de la vida,
que por eso no quiero jamás liberarme del hombre;
lo amo
con todas sus debilidades
y me gusta compartir con su terquedad
todo este ancho mundo
donde ambos nos somos imprescindibles.
No quiero que me acusen de mujer tradicional
pero pueden acusarme
tantas como cuantas veces quieran
de mujer
.
Foto de Jose Antonio Quintana