09 agosto 2016

Walt Whitman






LO QUE SOY DESPUÉS DE TODO



¿Qué soy, después de todo, más que un

niño complacido con el sonido
de mi propio nombre? Lo repito una y otra
vez,
Me aparto para oírlo -y jamás me canso de
escucharlo.


También para ti tu nombre:

¿Pensaste que en tu nombre no había otra
cosa que más de dos o tres inflexiones?

No hay comentarios: