04 diciembre 2016

Carmen Maroto




El agua me subió hasta los ojos.
Olvidé los nombres y los teléfonos,
los recuerdos y las direcciones.
Olvidé los tiempos y los propósitos.
Olvidé los recuerdos y las pasiones.
Todo naufragó.
Menos tú.





No hay comentarios: