23 diciembre 2016

Faustino Lobato Delgado





TRANSEUNTES



Nos volvimos a besar, y la caricia destapó,
libre de amarres, los demonios de la pasión.
Un rito peligroso, sin igual.

Todo se volvió nada, feliz vacío,
en esa danza, limpia, vertiginosa

de los cuerpos, pendientes de la sombra.

Los ruidos, fecundaron otros ruidos
en ese torbellino, límpido, de caricias
donde la piel, perfecta, se hizo agua
y las manos ciegos transeúntes

agarrados al alma.

1 comentario:

Faustino Lobato dijo...

Gracias poeta por colocar estos versos, para mí muy queridos, en tu Blog.
Un abrazote
Feliz Navidad