11 enero 2017

Ramón Luque Sánchez





TE IBAS



Te ibas

dejando atrás la flor de tu sonrisa,

era una rosa fresca y delicada

que embargaba de paz toda mi vida.

 

Te miraba marchar

y ya notaba yo que me faltabas,

era una herida triste y muy profunda

que tu ausencia en mi alma provocaba.

 

Anhelar y esperar

la brisa que tus besos me traían,

un bálsamo bendito tu recuerdo

que sanaba el dolor por tu partida.

 

Y siempre vuelves

y traes la luz que vence cualquier duda,

futuro y claridad son tu mirada,

y tu voz: ilusión, pasión, ternura… 





No hay comentarios: