19 mayo 2017

Dorothy Porter





CUANDO SE SECAN LAS LÁGRIMAS

El cuarto de Mickey
     en casa de sus padres
huele a lejía
     y a ausencia.

"Tendré que destrozar
     esta habitación"

aviso a la madre
     que frunce el ceño
          al ver mis manos de gorila.

"¿Qué buscas?"
               pregunta
"¿drogas?"

"Cualquier cosa".
levanto el colchón
"que me diga
     a dónde ha ido
          y con quién."

Suelta un leve gemido
     y me deja sola.

Hay que ser duro para este juego.

Recuerdo los viejos versos de Sid Lloyd:

"Nunca les digas
dónde está su hijo
     hasta que hayas cobrado.

Cuando se secan las lágrimas
nadie quiere 
     soltar el dinero."




Dorothy Porter (de La máscara del mono).



No hay comentarios: