14 noviembre 2017

Pedro Javier Martín Pedrós






Te sentí corriendo en pleno desierto,
con tus zapatos de charol hacia
ninguna parte.
 
Te sentí llorando en yates de lujo,
en forma de cayucos camuflados
de libertad.
Te sentí sobre mi pecho desnudo,
con mirada de ángel convertido
en hombre de color.
Te sentí en mis manos distraídas,
llenas de cursilería y de vergüenza

escondida.
Te sentí en la mirada del espejo
esta mañana, preguntándome
por  mis  sonrisas
y sueños  oxidados.

Del libro : Poesía en la distancia

No hay comentarios: