12 junio 2018

Vicent Camps





AÑO 2000

Aún llevo dentro
el niño que un día
de finales de los sesenta
jugaba con su compañero de pupitre
a descubrir cuántos años
tendría en el dos mil
y al comprobar
que serían cuarenta y dos
exclamaba entre risas
¡Seremos viejos!
Y ya pasé los cincuenta
y he dado vida
y compartido muerte
y me duele este poema
como cada uno de los años
con los que no supe qué hacer


No hay comentarios: