07 diciembre 2016

Octavio Paz


Central Park



    Verdes y negras espesuras, parajes pelados,
    río vegetal en sí mismo anudado:
    entre plomizos edificios transcurre sin moverse
    y allá, donde la misma luz se vuelve duda
    y la piedra quiere ser sombra, se disipa.
    Don´t cross Central Park at night.

    Cae el día, la noche se enciende,
    Alechinsky traza un rectángulo imantado,
    trampa de líneas, corral de tinta:
    adentro hay una bestia caída,
    dos ojos y una rabia enroscada.
    Don’t cross Central Park at night.

    No hay puertas de entrada y salida,
    encerrada en un anillo de luz
    la bestia de yerba duerme con los ojos abiertos,
    la luna desentierra navajas,
    el agua de la sombra se ha vuelto un fuego verde.
    Don’t cross Central Park at night.

    El espejo es de piedra y la piedra ya es sombra,
    hay dos ojos del color de la cólera,
    un anillo de frío, un cinturón de sangre,
    hay el viento que esparce los reflejos



    de Alicia desmembrada en el estanque.
    Don’t cross Central Park at night.

    Abre los ojos: ya estás adentro de ti mismo,
    en un barco de monosílabos navegas
    por el estanque-espejo y desembarcas
    en el muelle de Cobra: es un taxi amarillo
    que te lleva al país de las llamas
    a través del Central Park en la noche.

No hay comentarios: