07 marzo 2017

Maribel Maribel M






Cuando ya no esperas
que te salve la poesía.
Cuando tu sombra
se desvanece,
y deja de seguir
tus pasos,
ha llegado el momento
de regresar a la herida,
la palabra no dicha,
la tierra que aguarda
tu semilla,
la renuncia de todos
tus credos,
y al primer latido
que brotó de tu pecho.
M.M.M.

No hay comentarios: